Páginas: 1 [2] 3 4 5 6   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Enfermedades más comunes de los gatos  (Leído 40445 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
Mary
*Recién llegad@*
*

Mi Karma: 17
Desconectado Desconectado

Mensajes: 39


WWW
« Respuesta #10 : Febrero 17, 2010, 19:08:15 »

Muchas gracias Selena, por compartir la info!!
En línea
selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #11 : Febrero 17, 2010, 19:57:35 »

CALCIVIRUS

La infección por Calicivirus felino (FCV) suele provocar un cuadro moderado de gripe felina con descargas nasales menos espectaculares. A menudo, el único signo clínico de la infección por FCV es la aparición de úlceras en la boca. Las aftas pueden hallarse en la lengua, en el paladar o en la nariz.

Algunas cepas de FCV provocan fiebre y cojera en algunos gatos jóvenes (este signo puede verse ocasionalmente tras la vacunación frente al FCV). Los gatos afectados se recuperan a los pocos días, aunque podrían necesitar la ayuda de analgésicos mientras duren los síntomas. Recientemente, en EEUU se ha identificado una cepa muy virulenta de FCV. Esta cepa provoca una inflamación de la cara y las patas asociada a un rápido deterioro de todo el organismo que desemboca en la muerte en un 40% de los casos. Actualmente, se están llevando a cabo investigaciones sobre dicha cepa.

Diagnóstico y tratamiento

Desde el punto de vista del veterinario clínico, el diagnóstico se basa en el cuadro clínico y las pruebas de laboratorio. Los test para los virus de la gripe felina consisten en la obtención de un hisopado de la mucosa oral que será enviado a un laboratorio de referencia donde se cultivará e identificará el virus.

Por desgracia, no tenemos a nuestro alcance drogas que puedan matar estos virus por lo que el objetivo de los tratamientos es de soporte del animal mientras dure la enfermedad. Ello incluye antibióticos para controlar las infecciones secundarias que pueden llevar a la muerte, medicamentos que frenen la secreción nasal y le ayuden a respirar sin dificultad. Como los gatos afectados de gripe felina suelen ser reticentes a comer, deberemos ofrecerles comidas templadas, olorosas y palatables. Si es necesario, puede intentarse la alimentación forzada a base de comida líquida con jeringa, aunque siempre con cuidado para evitar atragantamientos. Los gatos con enfermedad severa serán hospitalizados para proporcionarles alimentación forzada a través de un tubo nasoesofágico ó colocado directamente en el estómago.

El interferón, un medicamento que interfiere con la replicación viral, está teniendo últimamente mucha aceptación en el tratamiento de varias infecciones virales de los gatos. El primer interferón omega felino recombinante aprobado en el mercado europeo veterinario tiene propiedades antivirales e inmunomoduladoras. Actualmente existen pocos estudios que prueben su eficacia sobre la infección por FHV ó FCV en gatos.

Un producto aprobado en medicina humana como gotas antivirales, la trifluorotimidina, se ha utilizado con cierto éxito en el tratamiento de gatos con lesiones oculares severas provocadas por el FHV.

Sin embargo,  el Aciclovir, un antiviral utilizado frente a la infección por herpesvirus humano no parece tener una buena actividad frente al FHV.

Los gatos deshidratados también necesitan terapia con fluidos intravenosos por catéteres. Los cuidados paliativos son también esenciales. La descarga abundante a través de los ojos y la nariz debe eliminarse suavemente de forma continua mediante una torunda de algodón humedecida, y siempre deberemos mantener al gato en un ambiente caliente y confortable.

Portadores

La mayoría de los gatos que se recuperan de una gripe felina se convierten en portadores. Los gatos portadores no suelen mostrar signos de enfermedad, pero a través de su saliva, lágrimas y secreciones nasales, eliminan virus que suponen una fuente de contagio para otros gatos. Los gatos portadores de FHV lo eliminan por sus secreciones de forma intermitente. La secreción de virus tiende a producirse a partir de padecer situaciones de estrés, como la permanencia en una residencia felina, y puede llegar a producir una recaída con cuadro clínico de estornudos y descarga nasal en el gato portador. Los tratamientos de diversas enfermedades a base de corticoides en estos gatos también tienden a desencadenar la secreción viral. Los gatos portadores de FHV lo son por el resto de su vida. Sin embargo, la mayoría de los gatos infectados con FCV eliminan el virus continuamente durante un corto periodo de tiempo tras haberse recuperado del cuadro de gripe felina y ya no eliminan más virus. En algunos gatos, la eliminación de FCV continúa sin embrago durante varios años.

Contagio

Los virus de la gripe felina se contagian por tres vías:

Por contacto directo con un gato infectado que muestra signos clínicos.
A partir de contacto con virus vehiculados en fomites (ropa, comederos y otros objetos). Existe una gran cantidad de virus en las secreciones nasales, lágrimas y saliva de los gatos con gripe. Los virus pueden sobrevivir en el medio ambiente hasta una semana.
A partir del contacto con un gato portador de gripe felina. Los gatos reproductores que son portadores suponen un riesgo para sus cachorros, ya que el estrés de la crianza podría precipitar la eliminación de gran cantidad de virus, con lo que los gatitos pueden infectarse tanto por FHV como por FCV antes de tener edad para ser vacunados.
Prevención
Los riesgos de desarrollar gripe felina disminuyen si se cumple un programa de vacunación adecuado frente a FHV y FCV. Las vacunas estimulan el sistema inmune del gato y lo ayudan a luchar contra la infección para evitar la aparición del cuadro clínico. Sin embargo, aunque la vacunación suele prevenir la aparición de cuadros severos de la enfermedad, nunca se obtiene un 100% de efectividad en la prevención del contagio, y en algunos gatos pueden producirse infecciones moderadas. En el caso del FCV, hay gran cantidad de cepas, por lo que se trabaja continuamente en la investigación de vacunas más efectivas. Recientemente, han salido al mercado nuevas vacunas que incluyen protección frente a estas cepas más patógenas descubiertas en los últimos años.

Se recomienda la vacunación en todos los gatos domésticos, en especial si hacen régimen de vida en semi-libertad, acuden a una residencia ó a una exposición felina. Si un individuo desarrolla una gripe felina como consecuencia del estrés que supone, por ejemplo, una exposición, debería ser aislado.

Los gatos de criadero deberían ser vacunados antes de la monta, ya que ello proporciona una gran cantidad de anticuerpos protectores en la leche. Los anticuerpos maternales sólo protegen a los cachorros hasta la edad de 4-8 semanas, después de las cuales los niveles de anticuerpos disminuyen gradualmente. Para que la vacunación sea efectiva en los cachorros, deberá realizarse una vez que los anticuerpos han desaparecido, esto es, a las 6-12 semanas de edad.

Los gatos que se recuperan de una infección por FHV ó FCV pueden resistir a futuras infecciones (son inmunes) al menos durante un año ó más. Como hay gran cantidad de cepas de FCV, el gato que supera una infección por una determinada cepa de FCV puede ser infectado posteriormente por otra cepa. Para fabricar las vacunas se utilizan cepas de FCV que tienen la máxima reacción cruzada con el resto de cepas, con el fin de conseguir un grado de protección lo más amplio posible frente a la infección. Este problema no existe en el caso del FHV, ya que sólo se conoce una cepa que sea capaz de producir infección.

Control sanitario

Para prevenir la diseminación de la infección en un ambiente donde hay muchos gatos se necesita aplicar una serie de controles sanitarios sobre los animales infectados. El gato infectado debe aislarse del resto de gatos de la colonia, por ejemplo en una habitación separada, donde podrá ser tratado sin riesgo de que disemine el virus al resto de gatos de la casa. Para este gato debemos tener un comedero y una bandeja de arena separados. Todo ello deberá desinfectarse con productos capaces de eliminar estos virus y que no sean peligrosos para el gato. Estos productos nos los recomendará el veterinario. La persona encargada de supervisar la colonia de gatos se encargará de vigilar la salud del gato enfermo y, tras hacerlo, se desinfectará la cara y las manos antes de tocar al resto de gatos de la colonia. Asimismo, se cambiará la ropa ó la bata tras haber contactado con el animal aislado. Si es una sola persona la que cuida de todos los gatos, el gato infectado será el último que reciba los cuidados en la casa.

 

                                                   

 
 
En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #12 : Febrero 17, 2010, 20:14:40 »

Rinotraqueitis Viral Felina osea Gripe Felina

La vía de contagio natural de este virus es la intranasal, oral y conjuntival.

La principal vía de transmisión es sin duda por contacto directo gato a gato. La transmisión indirecta juega un papel importante en la propagación de la enfermedad, como por ejemplo alimentos, utensilios de limpieza.

El virus es relativamente frágil fuera del gato, su duración depende de la humedad y la temperatura del medio ambiente.

Es una enfermedad grave de las vías aéreas superiores, particularmente en animales jóvenes. El período de incubación es de 2 a 6 días.

Inicialmente la enfermedad cursa con gran decaimiento, estornudos intensos, falta de apetito y temperatura elevada. Luego sigue una secreción nasal, descarga ocular y conjuntivitis. Es frecuente que haya una salivación excesiva, tos y dificultad respiratoria.

Pueden aparecer úlceras en la boca y desencadenar una neumonía, especialmente en gatitos muy jóvenes con defensas disminuidas.

En hembras preñadas puede provocar abortos. No es una enfermedad con alta mortalidad, excepto en gatitos jóvenes. Los síntomas suelen prolongarse por 15 o 20 días.

La vacuna es muy efectiva y viene asociada con la de calicivirus y panleucopenia. Se aplica a partir de los 2 meses de edad y se refuerza anualmente.

Tratamiento---el mismo dado para el calcivirus.
En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #13 : Febrero 17, 2010, 21:12:30 »

 LEUCEMIA FELINA   El virus de la leucemia felina (FeLV) causa neoplasias espontáneas y supresión de la médula ósea y del sistema inmune en gatos de todo el mundo. Se trata de la principal causa infecciosa de muerte para los gatos domésticos(1). Los datos de prevalencia en gatos sanos y enfermos a lo largo de todo el mundo son variables. En un estudio realizado en Madrid (9), un 15% de gatos sanosdio positivo al FeLV con técnicas rutinarias de diagnóstico, y hasta un 30% de gatos enfermos.

 

ETIOLOGÍA Y EPIDEMIOLOGIA

La primera persona que describió el FeLV fue William Jarret en 1964(2). Se trata de un Oncornavirus tipo C, perteneciente a la familia Retroviridae. Por la similitud de las secuencias de nucleótidos, se determinó que FeLV evolucionó de un virus en un ancestro de la rata. Se trata de un virus ARN de cadena simple cuya estructura básica es la siguiente:

Estructura básica del virus de la Leucemia Felina


*Núcleo con el ARN y la enzima Transcriptasa inversa, responsable de la síntesis de ADN vírico a partir del ARN para posibilitar la inserción en el genoma de la célula infectada.
" Proteína interna p27, común a todas las cepas (antígeno de grupo) y utilizada en las pruebas de diagnóstico convencionales.
" Glicoproteínas de cubierta gp70 con cuatro subgrupos (A,B,C y FAIDS) cuya combinación determina la patogenicidad, virulencia e infectividad de la cepa (son la causa de los tan variados cuadros clínicos de la infección). También estimulan la respuesta inmune del huésped. Todos los gatos virémicos llevan el subgrupo A solo o combinado con B, C ó ambos. Parece ser que la unión de los subgrupos A y B determinan cuadros tumorales, mientras que la presencia del subgrupo C se asocia con anemias no regenerativas(2).
" Proteínas de cubierta p15, mediadoras de la anemia y de la inmunodeficiencia provocadas por el FeLV.
" Antígeno FOCMA (Feline Oncornavirus Cell Membrane Antigen). En realidad no es un componente del virus. Se crea en la membrana de las células neoplásicas infectadas por el FeLV al interactuar las proteínas del virus con las de la membrana celular. Esta transformación es reconocida por el hospedador y se sintetizan anticuerpos anti-FOCMA. Altas concentraciones de Ac anti-FOCMA protegen al gato de los síndromes proliferativos (tumorales), pero no del resto de enfermedades asociadas al FeLV.

A pesar de su similitud con el VIH humano, nunca se ha detectado infección por FeLV en el hombre.

El FeLV es muy lábil en el ambiente y se destruye por la mayoría de desinfectantes, jabones, calor y desecación. Esto disminuye mucho el riesgo de contagio por fomites. El simple contacto con la luz solar lo inactiva.

PATOGENIA

Conocer la patogénesis de la infección es fundamental para el diagnóstico y prevención de la enfermedad. La infección por el FeLV se produce en varias fases (3,5):

FASE I (Días 2-12): El virus entra en el organismo y se replica en la orofaringe o los ganglios regionales. Esta fase puede durar hasta 12 días y el virus aún no ha pasado a la sangre. En esta fase tanto los test de ELISA en sangre como la Inmunofluorescencia indirecta (IFA) y Reacción en Cadena de Polimerasa (PCR) en médula son negativos.

FASE II (Días 2-12): El virus se disemina en linfocitos y monocitos circulantes (VIREMIA PRIMARIA). Test de ELISA en sangre positivo en esta fase y IFA/PCR en médula negativo.

FASE III (Días 2-12): Replicación en centros linfoides sistémicos (centros germinales). ELISA en sangre positivo, IFA/PCR en médula negativo. Estas tres primeras fases se dan en todos los casos de infección por FeLV. A partir de aquí la infección avanzará hasta las siguientes fases ó no, dependiendo del tipo de cepa, edad del gato al tener contacto con el virus, número de gatos que conviven en el mismo ambiente, estado inmune del animal o presencia de enfermedades concurrentes.

FASE IV (Semanas 2-6): Replicación en células de la médula ósea y epiteliales. A partir de aquí, si la infección progresa, tanto el ELISA como el IFA/PCR serán positivos.

FASE V (Semanas 4-6): Replicación en células madre de la médula y viremia generalizada.

FASE VI (Semanas 4-6): Viremia medular, replicación generalizada en los epitelios y tejidos linfoides.

FASES LUGAR DE REPLICACIÓN DÍAS POST-INFECCIÓN TEST DE DIAGNÓSTICO
FASE I Orofaringe; linfonódulos regionales 2 a 12 días ELISA (-) IFA/PCR (-)
FASE II Linfocitos y monocitos 2 a 12 días ELISA (+) IFA/PCR (-)
FASE III Centros linfoides sistémicos 2 a 12 días ELISA (+) IFA/PCR (-)
FASE IV Médula ósea y células epiteliales 2-6 semanas ELISA (+) IFA/PCR (+) 
FASE V Células madre de la médula 4-6 semanas ELISA (+) IFA/PCR (+) 
FASE VI Viremia medular, epitelios, tejidos linfoides 4-6 semanas ELISA (+) IFA/PCR (+) 

Tabla 1: Resumen de la patogenia de la infección por FeLV combinado con los resultados de los diferentes métodos de diagnóstico

A partir de la Fase III, cada gato reaccionará distinto a la infección, de manera que, si tomamos como modelo a un gato de 4 meses recién infectado, podemos encontrarnos con tres casos:

CASO 1: En aproximadamente el 33% de los gatos infectados la respuesta inmune es adecuada. Estos gatos desarrollan una VIREMIA TRANSITORIA de hasta 2 meses y luego eliminan el virus. Se trata de animales inmunocompetentes y no padecerán la infección ni la transmitirán. Estos gatos se hacen negativos a los test en sangre en relativamente poco tiempo, pero se ha descubierto que puede detectarse restos de genoma vírico en médula ósea ó tejidos linfoides durante muchos meses, sin que esto implique padecimiento de enfermedad (PORTADORES INMUNES). Se cree que esta latencia es una etapa del proceso de eliminación del virus (2)

CASO 2: En otro 33% de gatos infectados la respuesta inmune no es adecuada, con lo que el virus se disemina a través de neutrófilos y plaquetas por todo el cuerpo convirtiéndose en VIREMICO PERSISTENTE. Estos animales padecen infección continua de células epiteliales y glandulares (saliva, lágrima, vejiga...) y eliminan gran cantidad de virus. Estos gatos padecerán alguna de las enfermedades asociadas con la infección por FeLV en los siguientes 3 y medio años (como máximo) y morirán. Además transmitirán el virus por sus secreciones durante todo ese periodo de tiempo.

CASO 3: En el 33% de gatos restantes, tras padecer una viremia de 1-5 semanas, el provirus se inserta en el genoma celular y pasan a ser PORTADORES LATENTES. Se considera que estos animales tienen una respuesta inmune parcial, la cual controla la producción de virus pero no es capaz de crear defensas suficientes para entrar en el proceso de eliminación del FeLV de todas las células del organismo. Estos gatos no suelen padecer la enfermedad y se les considera no transmisores, a no ser que se reactive la infección. Causas que pueden reactivar la infección son el hacinamiento, el estrés, gestación en gatas portadoras latentes o el uso de corticoides.

Los porcentajes que se dan en estos tres casos variarán según la edad en que el gato entra en contacto con el FeLV. Así, cuanto más joven sea el gatito, mayor riesgo tendrá de padecer viremia persistente y enfermedad. Al contrario, los gatos adultos que entran en contacto con el virus tienen altas probabilidades de eliminar la infección ó ser portadores latentes (3).

SIGNOS CLINICOS


El FeLV es capaz de crear un gran número de enfermedades en el gato infectado. De manera didáctica, podemos hablar de 3 grupos de SINDROMES en el gato enfermo:

NEOPLASIAS
SÍNDROMES POR SUPRESIÓN DE LA MÉDULA ÓSEA
SÍNDROMES INMUNOSUPRESORES

Estos tres grupos de enfermedades se deben a los efectos ONCOGENICOS, CITOPÁTICOS e INMUNOSUPRESORES respectivamente del virus de la leucemia felina. Existen además una serie de alteraciones neurológicas y del sistema reproductor menos frecuentes que también están relacionadas con la presencia del FeLV. Como puede verse, son muchas las "caras" que puede darnos esta infección. En la práctica, cuando un gato acude con alguna enfermedad y hay datos epidemiológicos compatibles con la infección por este virus DEBE TESTARSE FRENTE A FeLV. Es muy habitual que este sea el final del proceso de diagnóstico, porque estamos acostumbrados a que el positivo a FeLV unido a enfermedad indique un pronóstico siempre desfavorable. Sin embargo, hay muchos cuadros asociados a la infección por FeLV que pueden tratarse de manera exitosa y mantener así durante mucho tiempo al animal en buen estado de salu. Es por eso que ,en nuestra opinión, CUANDO UN GATO ENFERMO DA POSITIVO AL FeLV, DEBEREMOS DIAGNOSTICAR SIEMPRE QUÉ CUADRO CLINICO PADECE Y TRATARLO SI ES POSIBLE.

NEOPLASIAS ASOCIADAS A FeLV

El FeLV es capaz de provocar en el individuo linfosarcomas (LSC) y enfermedades mieloproliferativas. Aunque sólo el 33% de los gatos que padecen LSC son positivos al test de ELISA para FeLV, hoy en día se considera que es el responsable principal de este tipo de tumores (2). La explicación parece estar en que estos enfermos serían aquellos portadores latentes que no manifiestan viremia pero tienen el ADN vírico incluído en el genoma celular.

Tipos de
 LSC asociados a la infección por FeLV:

LSC TIMICO ó MEDIASTINICO (figuras 2 y 3): Es típico de animales jóvenes. El tumor comienza a crecer en el área del timo y termina por producir un derrame pleural en cuyo líquido el recuento de células linfoides inmaduras suele exceder de 8000/µl. Los síntomas suelen ser disnea, regurgitación por presión sobre el esófago ó síndrome de Horner por compresión simpática en la entrada del tórax.


Radiografía anteroposterior del tórax de un gato con linfosarcoma mediastinal
Se aprecia una importante masa en la región mediastinal que desplaza
caudalmente corazón y pulmones y provoca derrame pleural



Figura 3: Imagen ecográfica de un linfosarcoma mediastinal (Cortesía de Cardiosonic)

LSC ALIMENTARIO: Es el que más padecen los gatos seniles. Puede presentarse de manera focal, con signos obstructivos intestinales, ó difusa, con síndrome de malabsorción asociado (figura 4). Hasta un 75% de estos gatos suelen ser negativos a las pruebas de ELISA en sangre frente a FeLV (1). Se cree que se trata de gatos portadores latentes en los que el FeLV desarrolla tumor en fases avanzadas de su vida.

LSC MULTICENTRICO: Se afectan los ganglios linfáticos tanto internos como externos, además de hígado y bazo.

LSC RENAL: Riñones muy grandes e irregulares. Normalmente se detecta insuficiencia renal cuando ambos están afectados de manera grave.

LSC OCULAR: Puede tener diferentes presentaciones según la estructura ocular afectada: masas retrobulbares, masas en tercer párpado, infiltración corneal difusa ó infiltración uveal.

LSC CUTANEO: Múltiples nódulos cutáneos indoloros y de consistencia firme.

LSC DEL SISTEMA NERVIOSO: Signos centrales o espinales según la situación del tumor

 

LEUCEMIAS: Se trata de células hematopoyéticas transformadas en tumorales por efecto del virus. Según la línea afectada se pueden dar LEUCEMIAS LINFOIDES ó MIELOIDES. Los signos clínicos son muy vagos y pueden relacionarse con la pérdida de células normales (anemia, sepsis, hemorragias...). La forma de diagnosticarlas es mediante exámenes de frotis sanguíneos y de médula ósea, donde suele haber presencia anormal de blastos. Es típico que sean cuadros agudos en su presentación clínica.

SÍNDROME MIELODISPLÁSICO (SMD): También llamado preleucemia. Cursa con una anemia no regenerativa que puede asociarse a trombocitopenia ó a falta de granulocitos. La causa está en una médula que muestra falta de maduración de una o varias líneas celulares y presencia a veces de blastos. Si no mejora, el animal muere por la anemia ó por infecciones asociadas, pero a veces evoluciona a leucemia verdadera.

SINDROMES POR SUPRESIÓN DE LA MÉDULA ÓSEA

ANEMIA NO REGENERATIVA El FeLV (en especial el subtipo C) puede afectar sólo a las células precursoras de eritrocitos provocando anemia. Es importante diferenciar entre anemia no regenerativa y regenerativa, porque el pronóstico en esta última puede ser mejor, aun siendo positivo a FeLV. Siempre sospecharemos de anemia inducida por el virus de la leucemia felina cuando ésta sea macrocítica (VCM > 60 fl) sin reticulocitosis (2).

TROMBOCITOPENIA

NEUTROPENIA

 

SINDROMES INMUNOSUPRESORES

Se producen en aquellos gatos que reaccionan ante la infección produciendo gran cantidad de anticuerpos anti-FOCMA, los cuales protegen contra la malignidad tumoral del virus pero favorecen la inmunosupresión. La responsable de esta reacción es la proteína p15 de la envoltura. Al suprimirse la población de Linfocitos T y granulocitos, el animal queda expuesto a innumerables infecciones que tendrán como común denominador fiebre y signos específicos de cada agente:

Virus: muchas veces se asocian infecciones por FeLV con PIF, FIV ó el Virus de la Panleucopenia Felina.

Rickettsias: Hemobartonella felis (Mycobacterium haemofelis). Parásito hemático oportunista transmitido por picadura de pulga ó por vía placentaria. El 50% de los gatos con hemobartonelosis son positivos a FeLV (4). El cuadro clínico grave cursa con anemia regenerativa, depresión, pérdida de peso, palidez de mucosas y, a veces, esplenomegalia. Los parásitos se pueden ver en frotis sanguíneos en situación periférica a los hematíes.

Protozoos: Toxoplasma gondii

Bacterias: ya sean en cavidad bucal (estomatitis), respiratorio (neumonía, piotórax), intestino (Salmonella spp., Campylobacter spp.) o piel (piodermas).

 

OTROS CUADROS CLÍNICOS ASOCIADOS A INFECCIÓN POR FeLV

ENFERMEDADES INMUNOMEDIADAS: Glomerulonefritis, poliartritis, alteraciones mucocutáneas similares al pénfigo, anemia hemolítica inmunomediada y síndrome parecido al lupus eritematoso sistémico.


HIPERPLASIA DE GANGLIOS LINFATICOS PERIFÉRICOS: Sobre todo en ganglios submandibulares. El diagnóstico suele ser de hiperplasia linfocítica no tumoral.


TRASTORNOS DE LA REPRODUCCIÓN: Gatas infectadas por FeLV pueden padecer de infertilidad, reabsorción fetal, abortos, mortinatos ó el llamado "síndrome del gatito débil", gatos virémicos que mueren dentro de las dos semanas de vida

OSTEOCONDROMAS De histología benigna pero, debido a su creciento, pueden causar cuadros compresivos graves.

NEUROBLASTOMA OLFATORIO



Figura 5: Gato positivo a FeLV con un osteocondroma. Se trata de un tumor benigno
pero a veces puede provocar compresiones de órganos importantes,
como en el caso del ojo y la cavidad nasal de este gato

DIAGNOSTICO

No hay ninguna prueba que, por sí sola, nos de un 100% de efectividad en el diagnóstico de la infección por FeLV (8,10). La mejor prueba de diagnóstico para detectarla es el test de ELISA en sangre(6). Es la prueba más sensible para detectar antígeno en sangre, además de tener una especificidad alta. Existen en el mercado muchos test de ELISA rápido en soporte sólido fáciles de utilizar y a precios asequibles. Todas detectan el antígeno de grupo p27 en sangre completa, suero ó plasma. El test de ELISA en saliva ó lágrimas ha caído en desuso debido a su baja sensibilidad (gran cantidad de falsos negativos).

El gato enfermo por infección con FeLV habitualmente es joven, macho, sale de casa con frecuencia o ha nacido en una colonia de gatos con presencia del virus. El diagnóstico a partir de los signos clínicos es difícil, habida cuenta de lo variados que pueden ser. En nuestra clínica, a cualquier gato con historial epidemiológico dudoso se le realiza un test ELISA en sangre y el resultado se refleja en su cartilla de vacunación junto a la fecha del análisis.

¿ Cuándo un gato infectado con FeLV es positivo al test de ELISA? En tres casos:

1. A partir de los 2 a 12 días post-infección debido a la diseminación primaria del virus por linfocitos y monocitos infectados antes de llegar a la médula ósea. Esta es la razón por la que se debe hacer la prueba de ELISA en sangre al menos 15 días después de que el gato haya abandonado la zona de riesgo. Por ejemplo, si un gato ha sido recogido de la calle hace 3 días y acude a nuestra consulta, debemos esperar 12 días antes de hacerle el test para evitar un falso negativo. Esta se considera una viremia transitoria y la padecen todos los gatos que toman contacto con el FeLV.

2. Entre las 4-8 semanas post-infección, momento en que se comienza a diseminar el virus por el torrente sanguíneo. A su vez el gato será virémico de dos maneras:

Será VIREMICO TRANSITORIO si la respuesta del sistema inmune es correcta.
Será VIREMICO PERSISTENTE si no hay capacidad de respuesta del sistema inmune.

Hay muchas clínicas que sólo tienen posibilidad de hacer esta prueba de diagnóstico. Por eso es importante aclarar que un solo test de ELISA positivo nunca nos da un diagnóstico definitivo, pues el gato puede eliminar el virus al cabo de los dos meses o mantenerse como infectado toda su vida. La consecuencia práctica que se extrae de todo ello es que, ante un gato con la primera prueba de ELISA positiva, siempre habrá que repetirla a los 2 meses para poder diferenciar si es un virémico persistente (volverá a dar positiva) o un virémico transitorio (dará la segunda prueba negativa).
En EEUU y algunos laboratorios de España se utiliza otra prueba de diagnóstico: El Test de Inmunofluorescencia indirecta (IFA), que también detecta Ag viral p27, pero dentro de los leucocitos y plaquetas (10). Se utiliza un frotis de sangre o de médula ósea. Es menos sensible para detectar viremia que el ELISA (tarda más en detectarla), pero, sin embargo, se considera más específica para FeLV. Cuando se utiliza como test único, detecta una infección persistente, pero, si hemos realizado la prueba en un gato dentro de las tres primeras fases de desarrollo de la infección, puede darnos un falso negativo. Por eso se recomienda utilizar una combinación de ELISA/IFA para saber exactamente el estado de la infección que padece el animal y qué pronóstico tiene. Lamentablemente, en España son pocos los laboratorios que realizan el test de IFA.

Los resultados superpuestos de IFA y ELISA dan un caso curioso, los llamados GATOS DISCORDANTES. Se llaman así a aquellos que dan ELISA + pero IFA -. Se han dado varias explicaciones para este fenómeno, pero la más plausible es que el ELISA en sangre detecta partículas virales incompletas que provienen de una infección en alguna zona del organismo distinta a la médula ósea(5). No se sabe aún en qué órganos o tejidos puede quedarse acantonado el virus (¿mucosa oral, glándulas salivares?), pero se consideran no infectantes para otros gatos.

Una prueba
 de diagnóstico nueva que se está aplicando al diagnóstico de la infección por FeLV es la reacción en cadena de polimerasa (PCR) (Figura 6). Se trata de una prueba que, en manos expertas, tiene la más alta especificidad para detectar partículas virales. Puesto que es capaz de detectar mínimas cantidades de antígeno viral, podría constituir un arma muy útil para diagnosticar los casos falsos negativos a ELISA e IFA que tengan síntomas consistentes de enfermedad por FeLV. En varios estudios (7) se equiparó en un 100% los resultados del ELISA en sangre y la PCR en sangre. Sin embargo, cuando se utiliza la PCR en médula ósea, la utilidad puede ser mayor, habida cuenta su capacidad para detectar infecciones latentes. El valor diagnóstico de la PCR en médula es equiparable 100% con la prueba de IFA en sangre ó médula (7). Nosotros la utilizamos en lugar del test IFA a partir de muestras tomadas de médula ósea de gato para confirmar el estado de la infección tras hacer un doble análisis de ELISA en sangre (ver tabla 2).
Test de PCR para FeLV en un gato positivo

 

TABLA 2: PROTOCOLO DE DIAGNOSTICO MEDIANTE TEST COMBINADO ELISA/PCR (IFA) PARA LA INFECCIÓN POR FeLV

TEST ELISA INICIAL
( 15 dpc *)
 TEST ELISA 2 MESES PCR EN MEDULA (IFA) DIAGNOSTICO
NEGATIVO NO NEGATIVO LIBRE DE FeLV
NEGATIVO NO POSITIVO PORTADOR LATENTE
POSITIVO NEGATIVO NEGATIVO INMUNOCOMPETENTE
POSITIVO NEGATIVO POSITIVO PORTADOR LATENTE
POSITIVO POSITIVO NEGATIVO DISCORDANTE (repetir)
POSITIVO POSITIVO POSITIVO VIREMICO PERSISTENTE

* Dpc: Días post-infección

TRATAMIENTO

No se ha podido conseguir ningún tratamiento que elimine el virus en los gatos virémicos persistentes. Sólo podemos aspirar a mejorar su esperanza de vida, que puede llegar a alcanzar actualmente un máximo de 3 años y medio post-infección. Gracias a las investigaciones en el tratamiento contra en VIH tenemos esperanzas fundadas de que en el futuro puedan tratarse con éxito a los gatos virémicos persistentes.

Comenzamos el tratamiento si hay un diagnóstico ELISA +, antes de saber el resultado de la segunda prueba. Si el animal es portador asintomático sano, trataremos sólo la infección viral. Si el animal es portador y enfermo, se tratará también, si se puede, el síndrome asociado a la infección.

TRATAMIENTO DE LA INFECCION VIRAL

ANTIVIRALES: Se ha intentado con Inhibidores de la transcriptasa inversa como el AZT (Zidovudina) Retrovir (Lab. Wellcome) y la dosis es 5-10 mg/Kg / 12 horas VO durante 6 semanas. Vigilar anemia, citopenias y hepatotoxicidad. El compuesto PMEA (9-(2-fosfonilmetoxiletil) adenina) es el mejor inhibidor in vitro de la replicación de los retrovirus, pero su alta hepatotoxicidad y la depresión linfoide que provoca le hacen por ahora poco útil. Ambos han demostrado ser efectivos para mejorar los síntomas, pero no varían el estatus viral del gato. Además no se recomienda un tratamiento más allá de 3 semanas, para evitar efectos iatrogénicos irreversibles.

INMUNOMODULADORES: Se utilizan desde la primera prueba ELISA + y en cualquier grado de viremia. Mejoran la respuesta inmune y previenen infecciones oportunistas. Mejoran además la actitud del animal y el apetito. Nosotros utilizamos una mezcla de Interferón humano y Propionibacterium acnes de la siguiente manera:

Se parte de un vial de Interferón (Intron A®, Roferón®) de 3 millones de UI. Se diluye en una botella de 500 ml de suero fisiológico para obtener lo que llamaremos solución madre. Esta se puede mantener en el congelador durante un año. La solución madre posee una concentración de 1/6000 UI. De la solución madre se toma 1 ml y se añade a otra botella de 100 ml de suero fisiológico, con lo que obtenemos una solución hija concentrada al 1/60. Esta permanece estable en refrigeración 6 meses. La dosis es de 1 ml de sol. hija/ gato y día VO. Si se une el interferón a otro inmunomodulador el efecto es mejor. Nosotros utilizamos Propionibacterium acnes (Pro-Tec inyectable®, Lab. Ovejero) a razón de 0.5 ml/ 15 días vía SC.

Tratamiento de gatos sintomáticos (anemia de menos de 5x106/mm³ de GR) con Interferón felino (Virbagen® Lab. VIRBAC). 1 millón U/ kg. SC cada 24h. Durante 5 días. Control de sangre a los 14 días. Si ha aumentado la cifra de GR hasta más de 5x106/mm³, repetir la pauta otros 5 días más y a los 2 meses otra pauta de 5 días más.

TRATAMIENTO DE SINDROMES ASOCIADOS

NEOPLASIAS: Según la presentación utilizaremos tratamiento quirúrgico o quimioterapia. Los protocolos de quimioterapia para el linfoma son los que encontramos en los textos de oncología (Ciclofosfamida-Vincristina-Prednisona sobre todo, con o sin Arabinósido de Citosina) (11).

ANEMIA NO REGENERATIVA, CITOPENIAS: Se puede intentar la trasfusión sanguínea.

INMUNOSUPRESION: Provoca la aparición de innumerables enfermedades infecciosas asociadas que deberemos tratar independientemente de la terapia elegida contra el FeLV.

 

PREVENCION

La vacunación es la única medida efectiva para la prevención de la infección por FeLV. Existen varias vacunas en el mercado, tanto de virus completo inactivado como de subunidades. En los últimos años han aparecido las nuevas vacunas recombinantes, más seguras porque no llevan coadyuvantes en su composición, con lo que minimizan el riesgo de aparición de sarcomas postvacunales. Ninguna vacuna llega al 100% de efectividad, por lo que deben asociarse a otras medidas de prevención. En la primovacunación deben ponerse 2 dosis con 3-4 semanas de intervalo. El refuerzo es anual. Sólo vacunaremos a aquellos gatos cuyas pruebas de diagnóstico den negativas desde el principio. Los virémicos persistentes no se podrán beneficiar de la vacunación en ningún caso. Un gato portador latente no debe ser vacunado contra ninguna enfermedad, ya que ello supondrá una estimulación a la producción de Ac por parte de los linfocitos y estos se encuentran hipotéticamente infectados por ADN viral. La estimulación en la producción de Ac provocará estimulación en la producción del FeLV. En nuestra clínica sólo vacunamos contra FeLV a gatos que tienen riesgo de contraerla (salen de casa, entran y salen gatos de su hábitat...).

Hay ya muchos veterinarios de todo el mundo que no recomiendan sacrificar a gatos sanos positivos a FeLV (5). Si el propietario entiende una serie de medidas de control, el animal puede mantener una buena calidad de vida durante años. Cuando el gato vive sólo en una casa, las medidas de control consisten en no dejar salir a la calle a la mascota para evitar que contagie el virus y que padezca agresiones que pongan en peligro un organismo que ya de por sí puede estar inmunodeprimido. Castrar a estos animales también es una medida recomendada para disminuir el riesgo de salidas a la calle. Es justificado realizar un chequeo anual frente a FeLV en gatos en riesgo. Se considerará "gato de riesgo" al gato que entra y sale de casa, gatos que se pelean, gatos que han sido heridos, gatos vagabundos, gatas montadas por un macho sin control sanitario, gatos que tienen contacto con colonias de gatos no controladas o gatos que viven en un colectivo con algún gato positivo a FeLV o con riesgo de serlo (10).

Cuando tengamos un criadero con casos de infección por FeLV actuaremos de la siguiente manera:

" Hacer prueba de ELISA a todos y separar a positivos de negativos, así como sus comederos y bebederos

" Los portadores latentes se eliminan del criadero, ya que no son recomendables a pesar del bajo riesgo de reactivación de la infección

" Los negativos son testados cada 2 meses durante un año, y se van eliminando los positivos hasta obtener una colonia libre de FeLV

" Todo gato nuevo debe pasar una prueba ELISA negativo inicial y respetar una cuarentena de 4 semanas, periodo tras el cual se le repetirá el test. Sólo entrará en el criadero si vuelve a ser negativo y tiene un test de PCR/IFA en médula Negativo.

¿ QUE RECOMENDACIONES HAREMOS A UN CLIENTE CUYO GATO ACABA DE TENER UN TEST DE ELISA POSITIVO A FeLV?

Un solo resultado de test positivo, si el gato está sano, debe ser confirmado a los dos meses con un segundo test, e incluso una IFA ó PCR en médula ósea. Una vez que el gato sano es confirmado como FeLV positivo persistente, hay varias informaciones que pondremos en conocimiento de nuestro cliente:

Pronóstico: la media de supervivencia de un gato FeLV positivo virémico persistente sano es de 3 años y medio desde que contrajo la infección

Riesgo para otros gatos: el gato deberá vivir recluído en casa para minimizar el riesgo de contagio a otros gatos

Riesgo de padecer enfermedades infecciosas: el gato debe vivir dentro de casa para evitar sufrir infecciones secundarias

Riesgo para la Salud Pública: el riesgo de contagio a los humanos en contacto con gatos FeLV + parece no existir

Explicar las opciones terapéuticas

Evitar las situaciones de estrés (viajes, cirugías no necesarias, introducción de otro gato en su ambiente)

Evitar el uso de corticoides si es posible

Vacunas: no las necesita si es un gato que no sale de casa. En cualquier caso, sólo podremos utilizar vacunas inactivadas y se prefiere no utilizarlas para evitar activación en la producción de virus por parte de los linfocitos infectados

 


 
En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #14 : Febrero 18, 2010, 09:26:02 »

el desconocido  y  polemico PIF


Introducción

No se ha documentado hasta la fecha tratamiento que pueda detener el desarrollo de la. P.I.F., cuando los signos de la enfermedad se han manifestado.

Aunque algún caso de remisión espontánea probablemente ocurra, la gran mayoría de los gatos diagnosticados mueren en poco tiempo. Sólo aquellos pacientes que presentan una buena condición tanto física como neurológica, podrán recibir un tratamiento convencional con drogas inmunosupresoras y citostáticos.

Tanto por las respuestas variables como por los efectos colaterales relacionados con los citostáticos se ha estado buscando nuevas alternativas de tratamiento.

El objetivo del presente trabajo es el de suministrar un tratamiento que incluye tres estrategias :

Tratamiento de la infección viral con un agente antiviral efectivo y no tóxico (INF alfa recombinante humano).

Tratamiento de la disfunción inmune concomitante mediante un inmunomodulador con pronunciado efecto sobre la inmunidad mediada por células (I.M.C.) (D.N.A. H.P.)

Tratamiento que tienda a mejorar la eficiencia de las funciones celulares, favoreciendo la eficiencia de las funciones celulares, favoreciendo las reacciones anabólicas o de síntesis. (D.N.A. H.P.

Descripción De La Enfermedad

La Peritonitis Infecciosa Felina (P.I.F.) es producida por cepas de coronavirus que han mutado y ganado la habilidad de replicarse en los macrófagos (Stoodart y Scotttt, 1989).

Luego de un período de incubación prolongado y variable, se produce la primer viremia. Durante la misma el virus libre o células mononucleares infectadas con PIFV alcanzan el hígado, bazo y ganglios linfáticos, órganos con abundantes macrófagos.

Ante una IMC (inmunidad mediada por células) efectiva, la viremia suele finalizar sin manifestaciones de enfermedad clínica. Pero en algunos casos, el virus no es eliminado del organismo y la infección persiste en forma oculta en el tracto gastrointestinal o en los nódulos linfáticos asociados (Pedersen, NC. 1984). Ante una inmunosupresión (viral o medicamentosa), edad avanzada, la infección puede reactivarse. (John R. August, 1989).

Animales con una respuesta inmune (IMC) no efectiva, la enfermedad desarrolla hacia una forma no efusiva o seca que causa lesiones piogranulomatosas en ganglios linfáticos (mesentéricos), hígado, riñones, páncreas, omentos, membranas, serosas, ojos y SNC.

El virus se replica en el citoplasma del macrófago, liberándose los vibriones al medio donde son rápidamente ingeridos por otros macrófagos, produciéndose así una replicación viral logarítmica.

Los macrófagos son células mononucleares errantes, capaces de diseminar el virus a otros tejidos y órganos. Algunos macrófagos infectados abandonan los ganglios linfáticos y migran por sangre a los pequeños vasos sanguíneos de las serosas abdominales, de la pleura, de las meninges, del epéndimo del cerebro, de la médula y del tejido uveal del ojo.

Al llegar salen de los vasos sanguíneos y continúan replicando virus. En respuesta a esta replicación viral, más macrófagos son reclutados desde la sangre y entran al área.

En ausencia de una respuesta CMI efectiva y una excesiva producción de anticuerpos anti-PIFV que no neutralizan al virus, la infección progresa rápidamente hacia una forma efusiva o PIF húmeda.

Una exagerada y no productiva respuesta humoral produce un exceso de anticuerpos y la formación de grandes complejos inmunes que son rápidamente fagocitados por células reticuloendoteliales. (Weiss y Scott, 1991)

Los complejos inmunes depositados en los pequeños vasos sanguíneos atraen y activan el complemento (importante inductor de las rutas inflamatorias), produciendo la liberación del factor 3 (C3). Los macrófagos fagocitan estos compuestos de PIFV, Ig y C3. Proceso facilitado por la presencia en la superficie de los macrófagos de receptores para la Ig y para el C3.

El virus tiene la capacidad de replicarse dentro de los macrófagos que fagocitaron PIFV intacto, Ig y C3 que activará nuevamente al complemento. Se liberan sustancias quimiotácticas de neutrófilos, éstos a su vez liberan enzimas proteolíticas que exacerban el daño tisular. De esta manera se desencadena un círculo vicioso de daño mediado por el complemento en el endotelio vascular (vasculitis) y el consecuente escape de exudado aséptico rico en fibrina e inmunoglobulinas (PIF efusiva o húmeda).

Es importante tener en cuenta que las características de la inflamación de la P.I.F. resultan tanto de los efectos del virus sobre los macrófagos como de los efectos de la respuesta inmune sobre las células infectadas.

Hallazgos De Laboratorio

En los animales infectados se observa una leucocitosis asociada a un aumento de polimorfonucleares y disminución de linfocitos (células inmunes).

Casi la mitad de los gatos desarrollan una leve a moderada anemia normocítica-normocrómica, la cual puede estar exacerbada por coinfección con VLF o Hemobartonella felis.

Cuando el proceso involucra al hígado suele observarse un incremento en el índice ictérico.

Es importante resaltar que los niveles de proteínas totales están aumentados, superando los 7.8 gr./dl (VN : 6.4 gr./dl), en el 75% de los casos de los gatos con enfermedad no efusiva y en el 55% de los gatos con P.I.F. efusiva. Esta hiperproteinemia es el resultado de una hiperglobulinemia producida tanto por un aumento de los niveles de alfa-globulinas (inflamatorias), como de gamma-globulinas (anticuerpos). Las albúminas, por el contrario se encuentran disminuidas. La disminución de la albúmina es proporcional a la anemia.

El suero es a menudo amarillento por el elevado nivel de pigmentos de bilirrubina (hiperbilirrubinemia). La orina presenta cambios similares (hiperbilirrubinuria).

Diagnostico

En la forma efusiva el examen macro y microscópico del líquido suele ser suficiente para confirmar el diagnóstico clínico. El líquido es transparente, de color amarillo oscuro y consistencia filante y viscosa. Se lo considera un exudado por su elevado tenor proteico (casi niveles séricos), y por la presencia de leucocitos esparcidos con predominio de neutrófilos y células mesoteliales.

En el diagnóstico de la P.I.F. no efusiva, es de particular importancia el hecho que, cerca del 75% de los gatos afectados tienen proteinemias que superan los 7.8gr/dl. La albúmina es menor que la normal y la fracción globulina anormalmente alta. La electroforesis de las proteínas séricas demostrará aumento de la fracción gammaglobulina es casi el 75% de los enfermos.

El nivel elevado de la globulina sérica combinado con la evidencia de enfermedad ocular/SNC es muy sugestivo de P.I.F. seca (Richard Ford, 1995).

Tratamiento

La resistencia al P.I.F. está asociada a la IMC ( Inmunidad mediada por células) al ser ésta la única respuesta protectora beneficiosa de dicha enfermedad (Richard Ford 1995). Por tal motivo se decide utiliza agentes terapéuticos que estimulen la IMC (inmunomoduladores) y drogas antivirales.

Se elige el interferón alfa (INF) por ser un agente antiviral de amplio espectro con asociación inmunomoduladora (Steward WE 1983), cuyas funciones biológicas tienen lugar en un amplio margen de pH ( entre 2 y 11), lo que permite su uso vía oral (Halliwell R.E.W y Gorman N.T. 1992).

El interferón alfa induce un estado antivírico en una célula receptora. El INF afecta la replicación del virus infeccioso a diversos niveles : bloquea la transcripción del ADN viral, inhibe el ensamblaje de las partículas víricas para salir de las células mediante gemación. Mediante estos mecanismos, el INF alfa disminuye la replicación viral y controla su diseminación. Esto puede ayudar a disminuir la cantidad de complejos inmunes formados, atenuando la inmunopatogenia de la enfermedad.

Usamos el INF alfa junto al D.N.A.H.P. (ácido desoxirribonucleico-GEL altamente concentrado) que posee efecto inmunomodulador, estimulando la proliferación de monocitos y granulocitos, con el consecuente incremento en la producción de citoquinas e interferón gamma. Estas sustancias regulan células B, T y Natural Killer.

Además el D.N.A.H.P. (GEL) mejora la eficiencia de las funciones celulares al facilitarle a las células las bases púricas y pirimidínicas necesarias para la síntesis proteica.

De esta manera se utiliza un tratamiento que : Protege las células sanas de la infección viral (controla la diseminación viral).

Mejora la defensa del huésped a la infección aumentando el número y eficiencia de las células inmunitarias que actúan en la IMC

Favorece las reacciones anabólicas o de síntesis.

CASO 1 :
Fue traído a la consulta un felino hembra, raza persa, de 10 meses de edad, que responde al nombre de Malim, con los siguientes signos clínicos:

caquexia, a consecuencia de anorexia prolongada,

pelo hirsuto y

abdomen abultado

Teniendo en cuenta el resultado de la exploración física, se decidió realizar una ecografía de abdomen, la que confirma el diagnóstico presuntivo de efusión abdominal. Además se observa hígado hipercoico compatible con inflamación, aumento de ecogenicidad en la interfase corticomedular renal, compatible con fibrosis o calcinosis y peritoneo engrosado con aspecto de algunas áreas de perlado compatible con probable P.I.F.

Guiados por el resultado de
 la ecografía abdominal, e inclinados por el diagnóstico presuntivo de P.I.F. se decide extraer sangre para realizar hemograma, bioquímica sanguínea , enzimología, (cuadro 1) proteinograma y diagnóstico serológico para P.I.F.
Los resultados sanguíneos muestran una anemia con hipocromía y anisocitosis con neutrofilia y linfopenia ligera. Las enzimas se encuentran dentro de los parámetros normales.

Proteinograma : Se obtienen los siguientes resultados :

Albúmina (mg/dl) : 1.35 (V.N. 2.10 - 3.30)

Proteínas Totales (mg/dl) : 5.50 (V.N. : 5.40-7.80)

Relación A/G : 0.32 (V.N. : 0.40-1.70)

Globulinas : aumentadas.
 

Figura 1



Interpretación de los resultados : Relación albúmina/globulina disminuida, e hiperglobulinemia en la región gamma que orienta hacia el diagnóstico de P.I.F..

Para descartar ascitis por insuficiencia cardíaca se decide hacer electrocardiograma. Al comprobar la ausencia de patología cardíaca se decide punzar el abdomen y analizar el líquido obtenido.

Se prescribe Lasix ¼ comp/día.

DISCUSION Y CONCLUSION: Teniendo en cuenta los resultados del hemograma, la ecografía abdominal, del examen del líquido abdominal y del proteinograma se diagnostica Peritonitis Infecciosa Felina (P.I.F.). Se confirma mediante la prueba serológica con anticuerpos monoclonales. La paciente es tratada con interferón alfa recombinante humano con una dosis de 50.000U.I. por día , vía oral. Y 1cc/kg de peso /día de D.N.A. H.P (GEL) por vía subcutánea.

A los 15 días se comprueba que la paciente comienza a recuperar peso siendo un síntoma notorio que el aumento es progresivo y parejo. Al mes de comenzado el tratamiento se observa un leve aumento de eritrocitos y concentración de hemoglobina, La tendencia en el incremento de eritrocitos se siguió manteniendo durante el segndo mes de tratamiento, observándose al final del mismo cambios a nivel ecográfico. En la zona abdominal se observó el peritoneo aún inflamado con poco líquido ascítico.

A los tres meses de comenzado el tratamiento habiendo recuperado su peso normal, se distancia las dosis de D.N.A.H.P. a 1cc/kg de peso tres veces por semana.

A los cuatro meses de comenzado el tratamiento, tras irregularidades en la frecuencia de tomas y hasta suspensión temporaria de la medicación por considerarla innecesaria al presentar la paciente una “aparente curación de la P.I.F. curación, es traída a la consulta con anorexia, pérdida de peso y eritropenia, con disminución en la concentración de hemoglobina. Si bien los leucocitos se encontraban ligeramente aumentados, la fórmula absoluta seguía mostrando una neutrofilia con linfopenia y monocitosis, acorde con una enfermedad piogranulomatosa. Los datos del enzimograma se encontraban dentro de los parámetros normales.

Se continúa el tratamiento previamente administrado de interferón y D.N.A.H.P. con la dosis y frecuencia inicial.

A los cinco meses de comenzado el tratamiento la paciente queda preñada, realizándole una ovariohisterectomía a los treinta dias de preñez.

Un mes después de la cirugía, los propietarios deciden por su cuenta suspender el tratamiento, al considerar que la gata estaba curada, pues no presentaba ningún síntoma clínico de enfermedad y muy buen estado general.

A los treinta dias posteriores la paciente vuelve a la consulta nuevamente anoréxica, con marcada pérdida de peso, una anemia pronunciada.

Se diagnostica Bartonellosis. Simultáneamente con el tratamiento para Bartonellosis se recomienda retomar el tratamiento para la P.I.F. se sugiere no interrumpirlo de por vida

CONCLUSION:

a P.I.F. es una enfermedad infecciosa desencadenada por un coronavirus sólo en aquellos animales que presentan una deficiencia congénica o adquirida de la IMC ( inmunidad mediada por células). Se ha encontrado un posible tratamiento que estimula el déficit funcional de la IMC permitiendo que el animal responda a la infección y logre remitir la efusión y controlar la anemia. El tratamiento debe administrase de por vida, pues el paciente no recupera la funcionalidad normal de la IMC, volviendo a manifestar síntomas de enfermedad si el tratamiento se interrumpe.

Cuadro 1 : Al comenzar el tratamiento
 
Hematíes
 2.200.000 mm3
 
Hemoglobina
 7.0 gr/%
 
Hematocrito
 20 %
 
Leucocitos.
 14,800
 
Neut. Cayado
 3 %
 
Neut.seg
 70 %
 
Eosinófilos
 2 %
 
Basófilos
 0 %
 
Linfocitos
 22 %
 
Monocitos
 3 %
 
Hipocromía, anisocitosis
 
 
Química Clínica
 
Urea
 19 mg/dl
 
Creatinina
 0,69 mg/dl
 
Bilirrubina total
 o,60 mg/dl
 
Bilirrubina Direc
 0,15 mg/dl
 
Bilirrubina Indir
 5,3 g/%
 
Enzimología
 
G.O.T
 25 m UI/ml
 
G.P.T
 22 m/ UI/ml
 
F.A.S
 15 m UI/ml
 
Cuadro 2 : A los 30 días de comenzado el tratamiento
 
Hematíes
 2.700.000 mm3
 
Hemoglobina
 8.3 g/%
 
HT
 25 %
 
Leucocitos
 5.600 mm3
 
Neutrófilos cayado
 2 %
 
Neutrófilos seg.
 63 %
 
Eosinófilos
 2 %
 
Basófilos
 0 %
 
Linfocitos
 30 %
 
Hipocromía y anosocitosis.

 
 
 
En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #15 : Febrero 18, 2010, 09:33:49 »

La Peritonitis infecciosa felina es provocada por un Coronavirus. Se han descrito dos formas: la forma húmeda y la seca.

Los síntomas iniciales de ambas formas son inespecíficos: aumento de la temperatura, inapetencia y decaimiento. En la forma húmeda, estos síntomas van seguidos por la formación de un liquido en la cavidad abdominal ( ascitis), con perdida de peso y anemia. En algunos gatos puede aparecer liquido en la cavidad torácica provocándoles dificultad respiratoria.

En los gatos que sufren la forma seca de la enfermedad, pueden tener afectados varios órganos y generalmente no aparece liquido en la cavidad abdominal (ascitis)

Los síntomas dependen del órgano afectado. Cuando está alterado el sistema nervioso central, aparece parálisis, desorientación, incoordinación etc.

Cuando lo están los riñones, aparecen síntomas relacionados con una insuficiencia renal. El ojo puede estar afectado y en algunos casos puede ser el único síntoma presente.

Siempre que haya perdida de peso, inapetencia y temperatura elevada sin una causa aparente justificada, se debería sospechar de Peritonitis Infecciosa Felina.

Se puede presentar en gatos de todas las edades, pero los más predispuestos son los gatos jóvenes (2 años) y los más viejos (10 años)

 SEGUN RECIENTES INVESTIGACIONES DE LA AAMEFE ---El periodo que va desde el contagio hasta que se producen los primeros síntomas es de aproximadamente 100 a 120 días
En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #16 : Febrero 18, 2010, 14:44:36 »

HEMOBARTONELOSIS O ANEMIA FELINA


PATOGENIA:

La transmisión se produce a través de artrópodos (¿pulgas?) aunque se desconoce el mecanismo exacto. Se describen las mordeduras como otra forma de contagio. También es posible el contagio perinatal.

La anemia se produce básicamente por dos mecanismos:

1- La H.Felis se une a la superficie de los eritrocitos causando daño directo de la membrana celular, incrementando la fragilidad de los mismos, con la consiguiente hemólisis. (la vida media se acorta a 5 d)

2- La alteración de la membrana celular del GR conduce a que algunos antígenos de superficie se oculten y a que aparezcan otros, generándose una reacción Ag-Ac-Complemento la que produce hemólisis. Con el tiempo también se producen autoanticuerpos, los que aumentan la lisis eritrocitaria.

Los macrófagos del hígado,bazo y pulmones atrapan a los eritrocitos infectados eliminándolos por opsonización y los retornan a la circulación. Esto explicaría los cambios del hematocrito durante la parasitemia.

A su vez los GR atrapados en el bazo son liberados a la circulación pero pierden la biconcavidad, lo cual aumenta la fragilidad.

Puede haber casos peragudos en individuos que presentan severas anemias, los cuales mueren en pocas horas.

Episodios agudos pueden presentarse sin parasitemia o como sucesivos ciclos de parasitemia los que causan cada vez más daño de los GR y pueden conducir a la enfermedad crónica.

PREVALENCIA Y FACTORES DE RIESGO:

La prevalencia varía mucho en los distintos reportes, quizás debido a que los métodos diagnósticos no siempre detectan todos los casos (ocultos). La edad de incidencia también es variable (1-3, 4-6, 7-8).

Se asocia como oportunista de los virus de la Leucemia Felina y de la Inmunodeficiencia Felina. Del mismo modo, se halla asociada en pacientes que desarrollan leucemias y linfomas.

HALLAZGOS CLINICOS:

La Hemobartonelosis felina inducida en forma experimental tiene 4 etapas: 1)preparasitémica (2a21 días), no muestran signos ni parásitos. 2)Fase aguda con signos y parasitemia. 3)Fase de recuperación con anemias leves y signos clínicos inaparentes. 4) Fase de portador (dura hasta 2 años) son clínicamente normales, con recidivas poco frecuentes.

Los signos varían según el estadío de la infección cuando se presentan a consulta; dependiendo de si la afección es primaria o secundaria , de la velocidad de desarrollo y de la severidad de la anemia.


Cuando la Hemobartonelosis es primaria los cuadros observados son:

1- Anemia peraguda, decaimiento marcado, mucosas pálidas e ictéricas, hipotermia.

2- Fiebre repentina, anemia aguda, debilidad,, mucosas pálidas, soplo cardíaco, esplenomegalia, taquicardia y taquipnea compensatoria. Pueden tener antecedentes de 2 o 3 episodios similares previos.

3- Otros presentan pérdida de peso, pocos signos clínicos, fiebre no muy elevada y decaimiento. Presentan anemia pero no tan grave son gatos que tienen "dias buenos y días malos" y por lo general tienen antecedentes de situaciones estresantes (parto,cirugía,viajes, peleas, etc).

Cuando la Hemobartonelosis es secundaria pueden hallarse los siguientes cuadros:

1- Un cuadro menos grave en pacientes VIF y/o ViLeF negativos pero con otras afecciones inmunosupresoras (nefropatías, pancreatitis, tumores, gastroenteritis crónicas, etc).

2- Un cuadro muy grave en los gatos VIF y ViLeF positivos con anemia muy marcada, decaimiento, emaciación con pobre respuesta al tratamiento.

DIAGNOSTICO:

El diagnóstico definitivo requiere la demostración del M.O. en los eritrocitos del paciente. las muestras de sangre deben tomarse antes de iniciar el tratamiento y es más efectivo tomarlas de las venas de la cara interna del pabellón auricular, pues en dichos vasos es más fácil hallar la Hemobartonella.

Se requieren gotas de sangre las que se colocan en portaobjetos y se efectúan frotis. Se pueden teñir con Giemsa, Wright, T15, etc. Por lo general se observan formas cocoides de 0,1 a 0,8 micras de diámetro, a veces se detectan formas anulares. Pueden hallarse solos, de a pares y en cadenas.

El tipo de anemia detectada en los pacientes con Hemobartonelosis primaria es regenerativa con poiquilocitocis, policromasia, anisocitosis, cuerpos de Howell Jolly y metarrubricitos. Por lo general el recuento de blancos está aumentado y con neutrofilia en los agudos y con monocitosis en los crónicos.

En los gatos VIF y/o ViLeF positivos la anemia es de tipo arregenerativa, especialmente en los estadíos finales de ambas enfermedades.

Las pruebas bioquímicas no arrojan resultados significativos,a no ser porque en algunos casos pueden hallarse aumentadas la GOT,GPT y FAS así como también la bilirrubina sérica.

TRATAMIENTO:

Tetraciclina 22 mg/kg c/ 8h, 21 días, vía oral.

Doxiciclina 1-3 mg/kg, c/12 h, 21 días, vía oral.

Prednisolona 2-3 mg/kg c/12h 2-3d y luego 1 mg/kg c/12 h 3 d

O bien Dexametasona 0,3 mg/kg c/24 h 2-3 d. 0,15 mg/kg c/24 h 2-3 d.

Transfusiones: dependiendo del hematocrito y del estado general del paciente.

PRONOSTICO

Favorable para la Hemobartonelosis primaria. Reservado a grave para la secundaria.

PREVENCION:

* Llevar a cabo un correcto plan sanitario
* Combatir las pulgas.
* Evitar que los animales vagabundeen (castración)

SALUD PUBLICA:

Esta enfermedad no implica ningún tipo de riesgo para el hombre, es específica de especie.

En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #17 : Febrero 18, 2010, 20:27:17 »

 gingivitis es la inflamación de las encías. Es un problema bastante frecuente en los gatos y muchas veces se desconoce la causa.

GINGIVITIS Y ESTOMATITIS EN  LOS GATOS
Se llama gingivitis a la inflamación de las encías y estomatitis, a la inflamación por distintos motivos de la cavidad bucal. Estos son problemas comunes en los gatos. En algunos casos existe una enfermedad que las provoca, pero en otros no está claro porque ocurren. Muchos de estos pacientes no responden bien a los tratamientos convencionales y constituyen un gran reto para el veterinario que los atiende.
Una causa común de gingivitis es la acumulación de sarro y placa bacteriana en los dientes. La placa se forma en el borde de los dientes, donde contactan con la encía; luego se mineraliza al combinarse con el calcio presente en la saliva y con el tiempo se forma un material duro que va cubriendo los dientes desde el margen gingival hacia las puntas. Esta acumulación de sarro crea un ambiente favorable para las bacterias, que se multiplican y liberan toxinas o infectan las encías. Las encías inflamadas se retraen, dejando expuestas las raíces dentales. Sin tratamiento esta afección es dolorosa, es una fuente de bacterias para todo el organismo y provoca la caída prematura de dientes.
Los gatos con este problema pueden estar inapetentes o no, tienen un olor muy desagradable en la boca (como algo podrido) y si miras sus dientes, se ven recubiertos de algo duro de color amarillento, sobre todo en las muelas.

El tratamiento consiste en la eliminación del sarro y extracción de piezas dentarias, si fuera necesario. La limpieza de dientes se puede realizar en forma manual o con equipamiento eléctrico especializado, y casi siempre se requiere una sedación o anestesia general para que el animal se quede quieto durante el procedimiento. También se indica un antibiótico de amplio espectro y uno con acción contra bacterias anaerobias. Luego deberás llevar a tu gato periódicamente al veterinario para mantener su boca limpia. Existen algunos alimentos duros especialmente formulados para ayudar en el control del sarro que pueden ayudarte, ya que la higiene con cepillo en general no es bien tolerada. También se venden juguetes que al ser mordidos ayudan a limpiar los dientes.

Otra causa de estomatitis es la insuficiencia renal crónica, pues son frecuentes las úlceras bucales en esta patología. Los gatos afectados suelen tener un aliento a amoníaco.
Las enfermedades respiratorias virales también pueden producir úlceras en la mucosa bucal. Generalmente aparecen en la lengua o sobre el paladar duro. Casi siempre son evidentes otros signos de infección respiratoria, como estornudos, secreción nasal, conjuntivitis que aparecen luego de las úlceras bucales.
También se observa gingivitis en los gatos infectados con el virus de la inmunodeficiencia felina. Se supone que tiene que ver con la baja en las defensas de estos animales.
La gingivitis/estomatitis se denomina primaria cuando aparece sin una afección que la provoque. En los pacientes afectados se puede ver una línea definida de enrojecimiento en el margen de la encía. Con frecuencia afecta a toda la línea gingival y no solo sobre los molares. Este tejido sangra fácilmente, a menudo con una presión delicada. En casos más graves se observa ulceración, casi siempre en el ángulo de las quijadas, pero pueden estar en cualquier otra parte de la boca. Las encías aparecen inflamadas siempre, pero en algunos pacientes se puede ver un crecimiento exagerado que oculta parte de las muelas y suele lastimarse durante la masticación.
Los pacientes pueden no presentar ninguna molestia si no hay complicaciones. Algunos presentan mal aliento o rechazo por los alimentos duros. Cuando las lesiones son más severas se ve salivación excesiva, falta de apetito y pérdida de peso. Si está muy dolorido el animal puede rechazar completamente la comida o quejarse cuando le tocan la cabeza o la boca.
No está claro porque se produce esta enfermedad. La flora bacteriana de la boca de estos gatos es muy similar a la de los gatos sanos, salvo por una bacteria de la especie Bacteroides que aparece en las gingivitis y que está siendo estudiada. Sin embargo estos pacientes mejoran solo temporalmente con antibióticos, por lo que se supone que hay otro factor predisponente. Se ha encontrado una incidencia mayor en gatos puros y también una asociación entre el estado de portador del calicivirus felino (parte del complejo respiratorio felino) y la aparición de gingivitis crónica primaria.
El tratamiento debe adaptarse a cada paciente. En general si el gato no presenta molestias ni sarro dental y la gingivitis es leve, no se indica ninguna terapia, ya que lo más probable es que el problema persista. De todos modos en la mayoría de los casos las lesiones no son progresivas. Si el paciente tiene molestias o inapetencia se pueden intentar diversos tratamientos, sabiendo que el éxito es muy variable y la respuesta es en general desalentadora:

Antibióticos: se recomienda tomar una muestra y escoger el antibiótico al que las bacterias son más sensibles. Mientras se espera el resultado del laboratorio, se suele comenzar con los de amplio espectro, como la amoxicilina, asociados con el metronidazol, para anaerobios. Se prefieren presentaciones líquidas, ya que son más fáciles de administrar. En general se observa mejoría, pero el problema reaparece tan pronto se suspenden los antibióticos.

Multivitaminas: no está muy claro su efecto beneficioso, pero se supone que la vit A ayuda a le epitelización y la vit C da cierta protección antiviral.

Corticoides: ayudan en los casos en que hay mucha inflamación o un proceso inmune subyacente. Se utiliza la prednisolona en forma oral. Algunos pacientes se benefician con este tratamiento.

Inmunoestimulantes: se ha recomendado el levamisol, pero no está claro si puede resultar de ayuda o no.

Cirugía: puede dar cierto alivio sintomático en los casos de hiperplasia, pero la curación de las heridas es muy difícil y la enfermedad reaparece.


En estos casos en que la medicina occidental tradicional no ofrece respuestas satisfactorias, siempre es apropiado consultar con un veterinario especialista en homeopatía o fitoterapia, pues ellos pueden tener respuestas diferentes para este tipo de problemas al hacer un abordaje holístico del paciente.








 
 
 
 
 



 
 
En línea

Swells
Estoy agustito aqui :)
**

Mi Karma: 36
Desconectado Desconectado

Mensajes: 318



WWW
« Respuesta #18 : Febrero 18, 2010, 21:16:50 »

MIL gracias Selena!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!me gusta leer y aprender y recordar.
Un saludo
Chus
En línea
Raquel73
Estoy agustito aqui :)
**

Mi Karma: 55
Desconectado Desconectado

Mensajes: 402



WWW
« Respuesta #19 : Febrero 19, 2010, 09:15:39 »

Estan fenomenal, gracias *rosa
En línea

Si hubiera que elegir un sonido universal para la paz, votaría por el ronroneo.
B.L. Diamond
Páginas: 1 [2] 3 4 5 6   Ir Arriba
  Imprimir  
 

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.18 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!