Páginas: [1] 2 3 4 5 6   Ir Abajo
  Imprimir  
Autor Tema: Enfermedades más comunes de los gatos  (Leído 46610 veces)
0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.
selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« : Febrero 11, 2010, 21:15:01 »

Síntomas que pueden presentar y ante los que hay que prestar atención:

Sustancia cérea marrón en los oídos (ácaros)
Mal aliento (Gingivitis)
Al cogerle de la piel recupera con lentitud su tersura (Deshidratación)
Calvas en el pelaje
Piel con costras y ulceraciones (Sarna, Tiña)
Ano sucio o irritado (Diarrea)
Tercer párpado o membrana nictitante visible
Supuración, hinchazón o alopecia de la cola (cola pelada)
Si has observado un comportamiento extraño, alguno de los síntomas señalados o simplemente sospechas que tu mascota pueda estar enferma te recomendamos que acudas lo antes posible a tu veterinario.

A continuación le ofrecemos una descripción somera de las principales enfermedades que pueden afectar a su gato, así como los síntomas compatibles con esos procesos.

LOMBRICES INTESTINALES: Síntomas: pelo opaco, picor anal, inapetencia, inactividad, diarrea, vómitos, perdida peso, alergias, presencia en las heces. Todos los gusanos que pueden infectar al gato pertenecen a dos grandes grupos: los gusanos planos o tenias (cestodos) y los gusanos redondos (nematodos). Dentro de estos últimos pueden distinguirse entre ascaris, ancilostomas y trichuris. Aunque bastantes frecuentes no suelen causar problemas graves.

CESTODOS (TENIAS): Echinococcus granulosus (quiste hidatídico), Diphylidium caninum (tenia cucumerina). Puede ser transmitida por medio de la ingestion pulgas, ingestión de ratones, heces o tierra. Síntomas: aparición de gusanos planos del tamaño de un “grano de arroz alargado” en las heces.

ASCARIS (ASCARIDES): Toxocara cati, son blanquecinos de hasta 18 cm, viven en el intestino delgado pero las larvas realizan una migración entero-hepato-pneumo-tráqueo-enteral. Se transmiten por ingestión de huevos, por la placenta incluso a los gatitos a través de las glándulas mamarias. Puede transmitirse al hombre (zoonosis). Síntomas: diarrea espumosa blanquecina, vómito, estómago hinchado.

ANCILOSTOMAS (ANQUILOSTOMAS): Ancylostoma tubaeforme y brazilensis, son blanquecinos de 20 mm y hematófago. Pueden infectar por la ingestión de su larvas o al penetrar por vía cutánea para alojarse finalmente en el intestino delgado. Poco frecuente en gatos. Síntomas: diarrea hemorrágica, astenia, anemia, debilidad general, hemorragia interna, dermatitis.

 


TRICHUROS (TRICUROS): También llamados tricéfalos son menos frecuentes. La ingestión de los huevos microscópicos provocan la infección, los adultos son hematófagos y viven en colon y ciego. Muy resistente. Síntomas: diarrea cíclica con estrías de sangre, ocre-amarillenta.

FILARIA (Dirofilaria inmitis), es un parásito blanquecino de 20-30 cm, hematófago, transmitido por el mosquito Aedes aegypti, que se fija en corazón y arterias pulmonares. Es típico de zonas cálidas y húmedas sus síntomas pueden confundirse con los del asma. Síntomas: trastornos cardiocirculatorios, fatiga, dificultades respiratorias, baba en boca, tos y respiración irregular, ascitis (acumulación de líquidos en zona abdominal), hepatitis, edema pulmonar, insuficiencia renal.

COCCIDIOSIS: Los coccidios son transmitidos por la ingestión de sus huevos, que pueden encontrarse en ratones, pájaros (palomas) u otras presas ocasionales, y que una vez en el intestino eclosionan. Síntomas: diarrea, hemorragia, anemia, deshidratación, pérdida de peso, vómito, dolor al palpar el estómago.

TOXOPLASMOSIS: infección protozoaria causada por el Toxoplasma gondii, que el gato puede contraer pero sin consecuencias para su salud. A través de las heces puede transmitirse al hombre, provocando malformaciones en el feto en mujeres embarazadas.

PULGAS: Ctenocephalides felis, Pulex irritans, parásitos hematófagos, de 0,5 cm y color rojizo, huésped intermedio de tenias ademas de transmitir la anemia infecciosa felina. Síntomas: picazón intensa entorno a los ojos, orejas y ano, calvas en el pelaje.

GARRAPATAS gen. Ctenocephalides fundamentalmente, no suelen afectar a los gatos que no salen de casa se fijan principalmente en las articulaciones de las extremidades, cabeza y partes inferiores . Síntomas: picazón y malestar.

SARNA SARCOPTICA: ácaros gen Sarcoptes, se manifiestan en la cabeza y zonas donde la piel es más fina y carece de pelo como axilas, ingle, vientre, abdomen, base de la cola y los extremos de las articulaciones. Síntomas: falta de apetito, dermatitis, alopecias, pequeñas costras hemorrágicas, descamación de la piel, olor a grasa rancia, picazón intensa y caspa.

SARNA OTODECTICA: Otodectes cynotis, ácaro del oído que se alimenta de residuos epidérmicos y cerumen. Síntomas: otitis con prurito, costras gruesas de color rojizo marrón mezcladas con el cerumen (aspecto de tierra de maceta), otohematoma, movimiento insistente de la cabeza.

TIÑA: las dermatomicosis, o infección por hongos se localizan fundamentalmente en hocico, orejas, garras y cola formando calvas circulares. Síntomas: morderse, rascarse, limpiarse el pelo en exceso calvas de pelo y descamación.

PANLEUCOPENIA FELINA (EIF): enteritis infecciosa felina. Síntomas: inapetencia, fiebre, vómito espumoso, diarrea amarilla-grisáceas, o hemorrágicas, oscuras y con mal olor, dolores abdominales, disminución de leucocitos en sangre.

CALICIVIROSIS (CVF): cepa virulenta del resfriado común. Síntomas: fiebre moderada, estornudos, aumento de salivación, úlceras en boca, ampollas en la lengua. Puede llegar a afectar al pulmón.

RINOTRAQUEÍTIS FELINA (RVF): gripe del gato, causa numerosas bajas en cachorros no vacunados. Síntomas: trastornos respiratorios, fiebre, mucosidad, estornudos, conjuntivitis, lagrimeo, tos, ulceraciones en la córnea del ojo.

CLAMIDIASIS: cepas del resfriado común menos virulentas. Síntomas: lagrimeo, inapetencia, fiebre..

LEUCEMIA FELINA (LVFe): la infección se produce por contacto con otros animales portadores de la enfermedad; entre el contagio y la aparición de los síntomas clínicos pueden pasar años. Síntomas: inapetencia, somnolencia, debilidad, anemia, aparición de tumores y enfermedades sanguíneas.

PERITONITIS INFECCIOSA FELINA (P.I.F.): enfermedad viral que afecta sobre todo a los gatos que conviven con un gran número de congéneres. Síntomas: dilatación del abdomen, edema pulmonar, liquido en abdomen, alteraciones neurológicas.

RABIA: (rabdovirus) enfermedad incurable, mortal y que puede transmitirse al hombre. Síntomas: cambio de carácter, paralización de los músculos, dificultad para comer, beber y una expresión extraña de la cara, babeo abundante.

CORIZA: Síntomas: goteo a nivel de nariz y ojos, estornudos, fiebre y lesiones ulcerativas en la boca, la complicación de la enfermedad puede acarrear la aparición de secreciones purulentas en ojos y nariz, así como pulmones.

INMUNODEFICIENCIA FELINA (F.I.V.): Este virus, transmitido por mordedura, provoca en el gato un síndrome de inmuno deficiencia muy similar al del hombre, no siendo transmisible a éste.

ANEMIA INFECCIOSA FELINA (AIF) y la LEUCOSIS son otras de las enfermedades contagiosas que provocan trastornos en la sangre (falta de hierro y leucocitos respectivamente).

ABSCESOS, bultos palpables con pus producidos por la infección de una herida abierta cuando la piel se cierra sobre ella. Síntomas: falta de apetito, cambio de comportamiento, pelo reseco y abierto sin presencia de heridas pero con bulto palpable.

ACNÉ, localizado entorno a la barbilla y boca pueden deberse a alergias, alimentación o presencia de cuerpos extraños. Síntomas: aparición de granos “de café ”y bultos.

ALERGIA, los gatos son muy propensos a las alergias, incluso pueden ser alérgicos entre ellos, al polvo, determinados antiparasitarios, perfume, maquillaje, detergentes etc. Síntomas: tos, estornudos, dificultades respiratorias, prurito, lagrimeo.

BRONCONEUMONÍA, inflamación aguda de los bronquios y alveolos pulmonares. Síntomas: tos, fiebre, catarro, emisiones muco purulentas, estado sensorial alterado, dificultad respiratoria.

CAÍDA DEL PELO, si esta se produce fuera de la época de muda puede deberse a una mala alimentación, presencia de parásitos o un ambiente excesivamente caldeado.

CATARATAS, opacidad del cristalino de causas congénitas, metabólicas o traumáticas. Síntomas: dificultades en la visión.

CASPA, el exceso de caspa puede deberse a una dieta deficiente, a una carencia de aceites o algún parásito o enfermedad de la piel. Los gatos castrados (por deficiencia hormonal) y los viejos (de pelo más seco y recio, con piel más escamosa) son más propensos a la caspa. Síntomas: aparición de partículas grisáceas y blanquecinas sobre el pelo, con escamación de la piel.

COLA PELADA, acumulación de una sustancia marrón producida por la glándula localizada en la parte superior de la cola del gato, cerca de la base. Síntomas: hinchazón, enrojecimiento e irritación con alopecia en la zona.

DIARREA Síntomas: aumento de la frecuencia de defecación y/o contenido hídrico, debido a un gran numero de enfermedades felinas.

ENDOMETRITIS, inflamación de la matriz (mucosa del útero) frecuentes en gatas ancianas y después de tratamientos abortivos o inhibidores del celo. Síntomas: malestar general, vómitos, anemia, aumento de la temperatura corporal y flujo maloliente en la vulva.

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS: ojos llorosos, estornudos y tos, incluso congestión nasal o de pecho. En casos graves mucosidad densa
 amarillo-verdosa, con o sin sangre.

ENFERMEDADES OCULARES, pueden ser de diverso origen: irritación por pelos en los ojos, conjuntivitis, entropión (párpado dirigido al globo ocular), falta de higiene o enfermedades víricas. Síntomas: presencia de legañas o lagrimeo excesivo.

ESTOMATITIS, inflamación de la mucosa bucal debido a agentes infecciosos, irritantes o traumáticos. Puede atacar a otras zonas como paladar, lengua, encías. El sarro es un factor desencadenante. Síntomas: mal aliento, dificultad de masticación, enrojecimiento difuso de la cavidad oral.

FARINGITIS, inflamación de la mucosa debido a agentes infecciosos, físicos, químicos o traumáticos. Síntomas: dificultad de deglución, ataques de tos, fiebre, apatía y anorexia.

MASTITIS, inflamación de las glándulas mamarias debidos a agentes bacterianos. La presencia de leche es un factor que predispone a esta enfermedad. Síntomas: fiebre, inapetencia, dolor local en mamas con aumento de temperatura.

PIOMETRA, infección uterina por el desarrollo de agentes bacterianos frecuente tanto en gatas con escasos celos o muy separado como en gatas de celos frecuentes. Síntomas: abatimiento, falta de apetito, mucha sed y necesidad de orinar continuada, fiebre, supuración vaginal de color crema, espesa y maloliente, hinchazón del abdomen.

OTITIS, proceso inflamatorio del conducto auditivo o estructura interna del oído causado por agentes traumáticos, bacterianos, hongos o parásitos. Síntomas: movimiento continuo de las orejas, intenta rascarse, quejarse y puede mantener ladeada la cabeza.

PANCREATITIS, inflamación del páncreas debido a una mala alimentación, agentes bacterianos o víricos. Síntomas: aullidos escandalosos, vómitos, dolores abdominales, diarrea y síntomas nerviosos. En los casos más graves dificultad digestiva y emisión de heces grasientas y amarillentas.

PODODERMATITIS, inflamación aguda de los dedos, con aspecto purulento debido a la infección bacteriana de heridas. Puede incluso provocar la necrosis (muerte de tejido) del dedo atacado. Síntomas: dolor local, aumento de volumen y temperatura del punto afectado, fiebre, inapetencia.

SEPTICEMIA PUERPERAL, infección bacteriana extendida en el útero después del parto. La no completa expulsión de la placenta en el parto es un factor desencadenante. Síntomas: pérdidas oscuras y malolientes por las vías genitales, fiebre, inapetencia y retirada de la leche de las mamas.

SINDROME UROLOGICO FELINO : El SUF, FUS ó FLUTD se llama así al conjunto de síntomas que aparecen en las vías urinarias bajas del gato. Síntomas: necesidad frecuente de orinar, presencia de dolor agudo, incluso con sangre, no usar el cajón de tierra, lamerse la zona urinaria con frecuencia y mucha sed; en los casos de mayor gravedad obstrucción de la uretra y fallo renal.

« Última modificación: Febrero 16, 2010, 19:29:49 por Xanina » En línea

Xanina
Administradora
¡Adict@ al foro!
*****

Mi Karma: 300
Desconectado Desconectado

Mensajes: 3274



« Respuesta #1 : Febrero 11, 2010, 21:25:46 »

 emotion emotion
En línea

No confundas mi personalidad con mi actitud; mi personalidad es quien soy yo, mi actitud depende de quien seas tù.
misha
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 163
Desconectado Desconectado

Mensajes: 1425



« Respuesta #2 : Febrero 11, 2010, 22:35:38 »

Este post nos va a ser de gran utilidad MUCHAS GRACIAS *aplausos *aplausos *aplausos
En línea

seki
Estoy agustito aqui :)
**

Mi Karma: 176
Desconectado Desconectado

Mensajes: 977



« Respuesta #3 : Febrero 12, 2010, 00:22:00 »

Una valiosa informacion. Gracias emotion emotion
En línea

clip
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 329
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2662



« Respuesta #4 : Febrero 12, 2010, 19:36:25 »

muy interesante Selena! gracias por compartir la información
En línea



Vero
selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #5 : Febrero 16, 2010, 19:28:02 »

OTíTIS POR OTODENCES EN EL GATO. ACAROS DEL OíDO
Imprimir: Otítis por Otodences en el Gato. Acaros del oído Dentro de las variadas afecciones del oído externo del gato, encontramos la otitis producida por un parásito del orden Acarina, el Otodectes cynoti.Este tipo representa más del 90 % de los casos de otitis externa en gatos cachorros y adolescentes.

El otodectes se ha encontrado en perros, gatos, conejos y hurones. En pocos casos se ha registrado la transmisión al humano (presentando dermatitis papulosa y otitis parasitaria) por lo cual se deben extremar las medidas sanitarias preventivas.

Si bien en los felinos, no hay diferencia de presentación entre sexos, hay una evidente predisposición en las razas de pelo largo (persa, himalayo etc.). En cuanto a la edad, vimos que es más común en cachorros y que se infectan a temprana edad (desde las 2 semanas) en criaderos contaminados ; es una enfermedad enzoótica en criaderos de gatos de pelo largo.

Con el tiempo los gatos van haciendo anticuerpos y pueden producir una reacción de hipersensibilidad tipo I o Arthur, que puede persistir luego del tratamiento acaricida. La reacción inmunológica normalmente limita la infestación en los gatos adultos, sin embargo, algunos con reacciones insuficientes podrían ser los perpetuantes de la parasitosis. Aparentemente las condiciones estresantes como el hacinamiento, falta de higiene, mala alimentación etc. favorecen la presentación y el crecimiento de esta parasitosis.

CICLO BIOLOGICO DEL PARASITO


Ciclo biológico del Otodectes cynoti

Los parásitos adultos se diferencian en macho y hembra y copulan por varios días, luego la hembra pone huevos que maduran y pasan por varios estadios larvarios y juveniles hasta llegar a adulto y comenzar nuevamente la actividad reproductora. El ciclo total dura alrededor de 21 días y ocurre íntegramente dentro del conducto auditivo externo del paciente (Fig. N§ 2), no obstante se pueden encontrar parásitos adultos y formas juveniles sobre la cabeza, cuello, dorso, base de la cola y ambiente, en este último se han mostrado muy resistentes. Según un cálculo hecho por un parasitólogo, una pareja de estos parásitos puede producir un millón y medio de descendientes en tres meses.

Los ácaros se alimentan de la exudación de la inflamación que producen y de la descamación de la piel.

SIGNOS CLINICOS Y LESIONES

La parasitación del conducto auditivo externo, produce una inflamación del tipo de una reacción alérgica, con enrojecimiento y edematización, produciendo una secreción marrón negruzca bastante característica, que puede variar de una consistencia pastosa a seca.

La presentación de una otitis purulenta en presencia de otodectes, de la misma forma que una gran presencia de parásitos en un animal adulto es una indicación de deficiencia inmunológica, por lo tanto debería investigarse la presencia del Síndrome de Inmunodeficiencia Viral Felina (VIF).

La otitis por otodectes produce generalmente prurito leve o moderado.

El efecto irritante sobre el conducto, se traduce en prurito que en general es de baja a mediana intensidad (Fig. N§3). Esto produce el típico sacudimiento de la cabeza y el rascado de las orejas, produciendo heridas y falta de pelo en la porción posterior de las mismas. Podemos encontrar asociadas lesiones de dermatitis miliar con costras, en la cabeza y el cuello. El animal puede estar nervioso, fácilmente irritable y con poco apetito por las permanentes molestias. En opinión de algunos dermatólogos la dermatitis con prurito en la cabeza y cuello producida por este caro, suele estar subdiagnosticada, por lo cual recomiendan hacer siempre los raspados de piel, inclusive aunque no se observen en el conducto auditivo.

Los repetidos traumatismos del cabeceo y el rascado pueden producir un hematoma del pabellón auricular (otohematoma), con lo cual se complica el cuadro clínico. Además, con el tiempo se puede asociar una infección secundaria en la mayoría de los casos por la levadura Malassezia pachydermatis, que perpetúa la otitis aún después de haberse eliminado el otodectes.

Como ya vimos el prurito puede ser muy bajo o prácticamente inexistente lo cual transformaría a estos animales en portadores asintomáticos si no fuera por la presencia constante de la secreción oscura en sus oídos. Por lo tanto siempre que se observe este tipo de secreción se debe investigar la presencia de los ácaros.

En algunos pocos casos, puede producirse la otitis interna debido a la perforación timpánica, esto provocaría la presentación de un síndrome vestibular.

DIAGNOSTICO


La utilización de un otoscopio con lente de bajo aumento, permite ver fácilmente los ácaros.

El diagnóstico se hace sobre la base de los síntomas clínicos y a la observación directa de los parásitos en el conducto auditivo externo, se ven como puntitos blancos que se mueven sobre el fondo oscuro del la secreción. La utilización de un otoscopio con lente de aumento mejora mucho la visibilidad. Si no se cuenta con este instrumento se deberá hacer un extendido de la secreción y observar a menor aumento en el microscopio. Es llamativo ver duplas de caros unidos por sus porciones posteriores, el macho adulto se une a una ninfa que si se transforma en hembra completar el ciclo reproductivo con la fecundación y posterior eliminación de los huevos.

Si hay signos de otitis y no se observan los parásitos en forma directa, se deberá hacer el diagnóstico diferencial con otras causas. Se puede hacer un estudio citológico de la secreción, y posteriormente un cultivo y antibiograma. En las localizaciones cutáneas se debe diferenciar de los otros ácaros posibles ( Sarcoptes, Notoedres, Cheyletiella, etc.).

El Médico Veterinario debe incluir la revisación de los oídos de los gatitos que vienen para la primera vacunaciones , en especial si es de pelo largo y proviene de un criadero o de un refugio con alta concentración de animales.

TRANSMISION


El estrecho contacto entre gatos facilita la transmisión de la parasitosis.

Esta parasitosis es transmisible por contacto directo entre gatos y perros que viven dentro del mismo hábitat. En gatos es más fácil todavía, debido a sus hábitos de mantener estrecho contacto como dormir juntos, lamerse, etc. Fig. N§ 5

En mi experiencia esta enfermedad solo se ha presentado en animales que provenían de criaderos, pensiones y casas de venta. Todas con gran cantidad de animales que mantienen la parasitosis en forma permanente.

TRATAMIENTO

El tratamiento debe ser destinado a atacar tres puntos fundamentales:

1- Eliminar el parásito del paciente.
2- Controlar la infección secundaria y los agentes perpetuantes de la otitis.
3- Evitar el contagio y la reinfestación.

Para eliminar el parásito se debe ablandar y sacar la abundante secreción ceruminosa y luego se utilizan distintos insecticidas como los organofosforados, piretrinas, tiabendazol , ivermectina, amitraz, etc., la forma de aplicación y la frecuencia ser de acuerdo a la farmacocinética de la droga.

Como mínimo se debe hacer tratamiento durante tres o cuatro semanas. Hemos tenido muy buen resultado con la utilización de Fipronil al 10 % (presentación spot on), una gota en cada oído cada 15 días, haciendo la limpieza previa del conducto auditivo. De la misma forma se puede utilizar el Imidacloprid al 10 %. La Ivermectina inyectable s/c o bucal a la dosis de 0,2 a 0,4 mg/Kg vía s/c, repitiendo a los 15 días también da buenos resultados. La Milbemicina oxima, droga de reciente aparición en el mercado local, promete buenos resultados. La dosis en el gato es de 0,5 a 1 mg /Kg de peso vía oral, repitiendo a los 15 a 20 días.

Para eliminar el parásito de las localizaciones ectópicas, se deberá realizar un baño con un champú insecticida y luego aplicar algún producto tópico para pulgas con efecto residual. Todo se debe realizar una vez por semana durante 4 semanas como mínimo. Lo que yo hago en estos momentos es abrir una pipeta de Fipronil spot on, poner una gota en cada oído y el resto en la porción posterior del cuello como para pulgas y lo repito a los 15 a 20 días.

El control de las infecciones secundarias se realizará con los antibióticos o antimicóticos específicos para cada caso, y la hipersensibilidad con corticoides sistémicos.

El tratamiento del otohematoma tiene una indicación quirúrgica clásica, aunque se puede intentar la aspiración del contenido y posterior inyección (por la misma aguja) de un corticoide de depósito, asociado también a un corticoide sistémico. Suelen mejorar con dos o tres maniobras de este tipo, pero la oreja puede quedar arrugada.

Para evitar el contagio o la reinfestación, se deberán tratar con las indicaciones anteriores todos los animales que se mantienen en contacto. El ambiente se tratará con los insecticidas ambientales utilizados para combatir las pulgas.

Se deberá tener especial cuidado al ingresar animales de otros criaderos ya sea para servicio o en forma permanente, del mismo modo se deber tener un estricto control en exposiciones, pensiones y cualquier otro lugar de alta concentración de animales.

En algunos
 casos se han observado reacciones de hipersensibilidad a medicamentos utilizados en los oídos, con signología similar a la otitis primaria, por lo tanto si la otitis no cede a pesar del tratamiento, se deberá suspender éste y observar si se resuelve sola una vez discontinuado el tratamiento.

CONCEPTOS IMPORTANTES

a. El otodectes cynoti es la causa mas importante de las otitis del gato.
Las razas de pelo largo y los cachorros son los mas susceptibles.
b. La transmisión es por contacto directo.
c. El parásito hace su ciclo en el oído externo, pero pueden encontrarse también sobre la piel de otras partes del cuerpo.
d. Los signos clínicos en general son de baja intensidad, siendo constante la secreción negro pardusca en el oído externo.
e. Es común la infección secundaria por bacterias y levaduras que perduran luego de eliminar el ácaro.




En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #6 : Febrero 16, 2010, 19:31:59 »

Enfermedad Gingival Felina

Patologías

Los pacientes con enfermedad gingival proliferativa, pueden llegar a ser unos de los desafíos terapeúticos más frustantes en la práctica de la medicina felina. 




Introducción

Los pacientes con enfermedad gingival proliferativa pueden ser algunos de los desafíos terapéuticos más frustrantes en la práctica de la medicina felina. La naturaleza refractaria de esta condición, complicada por nuestra falta de conocimiento objetivo sobre las causas iniciales de la inflamación, hace difícil el control a largo plazo en muchos gatos afectados. Un manejo exitoso habitualmente resulta de una aproximación diagnóstica comprensiva, incluyendo la realización de una anamnesis cuidadosa, la exclusión de enfermedades infecciosas, un cuidado meticuloso y profesional de los dientes, una higiene dental constante en el hogar y como último recurso, la extracción de todos los dientes en la región gingival afectada.

Las enfermedades gingivales inmunomediadas deben diferenciarse de la enfermedad periodontal y de la proliferación gingival causada por lesiones de resorción odontoclástica. El aspecto de las lesiones tempranas de gingivitis linfoplasmocítica pueden recordarnos a aquellas de enfermedad periodontal tempranas, en la que solo esta afectada la encía. Hacer el diagnóstico diferencial en dichos casos puede ser difícil sin la ayuda de una biopsia. Complicando la situación está el hecho que las bacterias y sus antígenos pueden ser importantes en la etiología de ambas enfermedades, pero causando inflamación por mecanismos diferentes.

Anamnesis y signología:

Los gatos de todas las razas pueden tener predisposición a padecer enfermedad gingival; sin embargo los abisinios presentan un riesgo aumentado. Conocida vulgarmente como “boca roja” por los criadores, la gingivitis marginal se desarrolla en algunos cachorros abisinios a la vez que su dentición definitiva comienza a hacer erupción. En muchos de dichos pacientes, las lesiones gingivales no progresan significativamente y pueden no causar ningún malestar.

Los pacientes con enfermedad gingival primaria habitualmente se presentan con la combinación de alguno de los siguientes signos clínicos:

*Anorexia / reducción del apetito.

*Imposibilidad de deglución y disfagia, especialmente cuando se le ofrece alimento seco.

*Reticencia ante la manipulación de la boca.

*Pérdida de peso.

*Halitosis.

*Salivación.

*Cambios de comportamiento.

Los gatos de gateríos pueden tener altas probabilidades de exposición al contagio de enfermedades infecciosas, lo cual puede favorecer o ser un factor predisponente para el desarrollo de inflamación gingival.

Hallazgos clínicos:

Los gatos con enfermedad gingival proliferativa pueden tener un severo dolor oral y es posible que no sea posible un examen bucal completo sin la ayuda de una sujeción química. Las lesiones tempranas aparecen como encías uniformemente rojas e inflamadas con pérdida de los bordes netos en el margen, cerca de la corona dentaria, habitualmente con una pequeña o incluso ninguna molestia en este estado. Así como la enfermedad progresa la encía prolifera y se vuelve friable a lo largo de la arcada dentaria y en los casos graves, la inflamación y la ulceración pueden extenderse caudalmente hasta los pliegues glosofaríngeos y las fauces. Aun una suave manipulación del tejido proliferante puede causar gran sangrado y dolor.

Agregado a la inflamación gingival, los gatos con enfermedad periodontal progresiva son más proclives a tener evidencia de retracción gingival con exposición de raíces y bifurcaciones donde se acumulan cantidades significativas de placa bacteriana, formándose cálculos, sacos periodontales así como movilidad y pérdida final del diente. Otros signos clínicos pueden incluir a linfoadenopatía submandibular, y en casos crónicos de larga data, el desarrollo de descargas nasales y fístulas comunicando con los alvéolos asociadas con abscesos apicales.

Los gatos con lesiones resortivas odontoclásticas a menudo se presentan con signos de inapetencia, reticencia a comer comidas secas, comportamiento depresivo y dolor oral. Las lesiones bucales consisten en hiperplasia gingival focal e inflamación alrededor de la corona de los dientes afectados y pérdida parcial o total de la corona dentaria. Los dientes afectados pueden estar dolorosos o perderse gracias a un simple movimiento con el dedo o un instrumento romo. Habitualmente sangran después de la manipulación debido a la naturaleza friable de los tejidos inflamatorios. Las lesiones resortivas se ven mas claramente bajo anestesia cuando el tejido proliferativo focal se retrae. A causa del excesivo dolor asociado con estas lesiones, la manipulación aún bajo anestesia puede dar lugar a movimientos involuntarios de la boca.

Diagnóstico:

La diferenciación de estas enfermedades orales puede ser dificultosa en los estadíos tempranos de su desarrollo, porque pueden aparecer clínicamente como similares. Además, algunos gatos pueden presentarse con más de una forma de enfermedad gingival; por ejemplo, las lesiones resortivas odontoclásticas focales pueden pasarse por alto cuando concurrentemente se presenta una enfermedad gingival más generalizada. La proliferación gingival generalizada con extensión a las fauces en un adulto joven o gato adulto de edad media es probable que sea con más certeza una gingivitis linfoplasmocítica, en cambio una hiperemia gingival acompañada por deposición de cálculos y retracción gingival es sugestivo de enfermedad periodontal. En el último caso hay habitualmente un cambio de una flora oral gram (+) inmóvil aerobia a una población anaerobia, móvil y gram (-). Una hiperplasia gingival focal alrededor de las coronas dentarias se asocia habitualmente con lesiones resortivas odontoclásticas.

Desafortunadamente, las causas subyacentes de gingivitis linfoplasmocítica no están bien entendidas. Algunos casos ocasionales pueden asociarse con inmunosupresión, resultado de la infección con Vif y VileF. Deben testearse los gatos afectados para el antígeno de VileF y anticuerpos de Vif como parte del inicio de su evaluación diagnóstica; sin embargo unos pocos gatos resultan positivos

Como el infiltrado celular contiene habitualmente un gran número de linfocitos y células plasmáticas, y como muchos gatos afectados muestran evidencia de hipergamaglobulinemia policlonal en la evaluación de laboratorio, se ha especulado que estos pacientes pueden estar reaccionando de manera exagerada a distintos antígenos orales.

Cuando hay signos clínicos de enfermedad respiratoria alta que preceden al desarrollo de inflamación gingival, debe testearse a estos gatos afectados para determinar si estos son portadores de larga data de calicivirus. Estos gatos portadores pueden eliminar virus por la cavidad bucal por largos períodos de tiempo, y en ausencia de signos respiratorios altos. Estos virus pueden ser aislados de las criptas tonsilares, de las fauces, y márgenes gingivales. Pueden hacerse hisopados tonsilares o biopsias gingivales que deberán presentarse en los laboratorios que ofrezcan el servicio de aislamiento viral. Los gatos afectados pueden tener una inflamación ulceroproliferativa severa en la encía y fauces, algunos también pueden tener un eritema conjuntival leve. El aislamiento de Calicivirus de la cavidad oral resulta en un pronóstico reservado por la dificultad en la eliminación del antígeno que incita una respuesta inflamatoria exagerada y porque los esteroides pueden prolongar el estadío de portador.

La mayoría de los gatos con gingivitis linfoplasmocítica resultan negativos a los test para enfermedades infecciosas comunes y el antígeno primario puede no ser identificado. Se ha especulado que muchos de estos pacientes puedan ser “intolerantes a la placa”, reaccionando a antígenos bacterianos depositados en la superficie dentaria. Una higiene dental meticulosa es un componente necesario del manejo terapéutico de dichos pacientes.

Tratamiento:

El manejo de los gatos con gingivitis linfoplasmocítica depende de la identificación de las causas primarias; por ejemplo, los gatos con intolerancia a la placa bacteriana deben tratarse diferente de los pacientes con enfermedades infecciosas. Sin embargo y en general el tratamiento incluye varias combinaciones de las siguientes estrategias:

• Limpieza (escalado) y pulido para la remoción de todos los cálculos y placa bacteriana.

• Profilaxis dental profesional a intervalos regulares, dependiendo de la severidad de la enfermedad y de la respuesta al tratamiento.

• Limpieza dental agresiva en el hogar, incluyendo cepillado diario con dentífrico fluorado, y aplicación de un gel con clorhexidina para disminuir el recuento bacteriano oral.

• Tratamiento antimicrobiano oral (amoxicilina/clavulánico o clindamicina) previo a la profilaxis dental en gatos con intolerancia a la placa o aquellos con fuerte evidencia de enfermedad periodontal concurrente.

• El tratamiento de inmunosupresión esta indicado en gatos con inflamación oral refractaria a los tratamientos anteriores. La metilprednisolona oral se puede usar inicialmente a una dosis de 4mg/Kg. cada 12 hs por 2 semanas. Si no se nota respuesta, la dosis debe incrementarse con precaución a 6 mg/kg, continuando hasta que se note clínicamente la remisión de los signos, y luego reducir gradualmente la dosis hasta el mínimo diariamente
 o a días alternos. Otros agentes inmunosupresores que se pueden usar en gatos que se vuelven refractarios a los corticoides son azatioprina, ciclosporina A, y ciclofosfamida.

• Para disminuir el recuento de bacterias en la cavidad oral beneficiando a los gatos intolerantes a la placa, se puede utilizar lactoferrina bovina que interfiere en el metabolismo del hierro de la flora oral, disminuyendo su número. Una vez por día se da el contenido de una cápsula (350 mg) disuelta en 2-3 ml de algún diluyente sabroso y debe aplicarse esta pasta en los bordes gingivales a razón de una mitad por la mañana y otra por la noche.

• Últimamente, en muchos casos que son refractarios a la intervención médica, los gatos pueden beneficiarse de la extracción de los premolares y de los molares (incluyendo las puntas de las raíces, los secuestros óseos y el hueso alveolar afectado). Con esta técnica se han reportado curas en mas de un 60% de los casos.



En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #7 : Febrero 16, 2010, 19:49:06 »

PANLEUCOPENIA FELINA
¿Que es la Panleucopenia Felina?
La Panleucopenia Felina (PF) es una enfermedad viral, altamente contagiosa que afecta a los gatos y es causada por el parvovirus felino. Durante años la Panleucopenia Felina ha sido una enfermedad conocida con diversos nombres entre ellos distemper felino, enteritis infecciosa, fiebre del gato y tifoidea del gato. El distemper felino no debe confundirse con el distemper canino. Aunque comparten el mismo nombre, estas son dos enfermedades distintas causadas por virus diferentes; ninguno de los dos virus es transmisible al ser humano. Después de la exposición al virus PF, muchas de las células en proliferación activa son destruidas. La muerte celular hace que los gatos sean más suceptibles a otras complicaciones o infecciones bacterianas secundarias.
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
¿Cómo puede usted saber si su gato tiene PF?
Los signos de la PF son variables y pueden ser similares a otros padecimientos. Los dueños pueden creer que su gato ha sido envenenado o que ha tragado algún objecto extraño. Debido a esto, el tratamiento se puede demorar o ser totalmente ignorado.
Los primeros signos que el dueño puede notar son: depresión generalizada, pérdida de apetito, fiebre alta, somnolencia, vómito, diarrea severa, deshidratación y permanecer constantemente cerca del bebedero. Es común que la enfermedad permanesca por tres o cuatro días después del aumento de la temperatura corporal. La fiebre puede variar durante la enfermedad y repentinamente llegar a niveles subnormales por poco tiempo antes de la muerte.
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
¿Cómo puede usted saber si su gato ha sido infectado con el virus de la PF?
La infección ocurre cuando el gato entra en contacto con la sangre, orina, materia fecal, secreciones nasales y aún con pulgas de gatos infectados. Las hembras gestantes pueden contraer la enfermedad, aún en forma leve, y pueden parir gatitos con daños cerebrales severos. En la mayoría de los casos, los gatos que se recuperan no transmiten la enfermedad. El gato se puede infectar sin tener contacto directo con otros gatos infectados. La cama, jaulas, comederos, bebederos y las manos o ropas de los cuidadores pueden alojar y transmitir el virus. El virus de la PF es muy estable y resistente a la mayoría de los desinfectantes comunes. El virus puede permanecer de forma infectante a temperatura ambiente hasta por un año.
¿Cuales gatos son los más suceptibles al virus?
Los gatos de cualquier edad pueden ser afectados. Los gatitos, gatos enfermos y gatos que viven en las casas y que no han sido vacunados son los más suceptibles. Los gatos jóvenes frecuentemente son más afectados que los gatos adultos por el virus de la PF. El 75% de los gatitos menores a 16 semanas de edad pueden morir, mientras que los gatos adultos posiblemente no mostrarán ningún síntoma de la enfermedad. En el pasado, la PF
fué la causa más común de muerte en los gatos. En el presente, la PF es una enfermedad poco común debido en gran parte al uso de vacunas muy eficaces.
En las zonas urbanas los brotes de la PF posiblemente serán más frecuentes durante los meses cálidos. El virus ha sido aislado en todas las regiones de los Estados Unidos y en la mayoría de los paises del mundo. Pensiones, tiendas de mascotas, albergues humanitarios, y otros sitios de alojamiento de los gatos, actualmente parecen ser el mayor reservorio de la PF.
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
¿Cómo se trata la PF?
El pronóstico en los gatitos menores de ocho semanas de edad es muy pobre. Los gatos adultos pueden tener una mayor oportunidad de sobrevivencia si el tratamiento adecuado es administrado al inicio de la enfermedad. El tratamiento se limita a terapia de soporte para ayudar al paciente a recuperar y mantener la fuerza suficiente para combatir el virus con su propio sistema inmune. No existe medicamento capaz de eliminar al virus; el aislamiento estricto es esencial.
El Médico Veterinario tratará la deshidratación, suministrando nutrientes, y previniendo infecciones secundarias mediante la administración de antibióticos. Si el gato sobrevive las primeras 48 horas, la oportunidad de recuperación es mucho mayor. El lugar donde el gato permanece debe mantenerse caliente, libre de corrientes de aire y muy limpio. Brindar "mucho cariño" es muy importante. Los gatos pueden perder el deseo de vivir, por lo tanto el acariciarlos frecuentemente, darles de comer en la boca, y un buen cuidado por el dueño es fundamental. Otros gatos que pudieron estar en contacto con el animal infectado deben ser examinados minuciosamente.
¿Que podemos hacer en cuanto a prevención y protección?
La PF se controla de diferentes formas. Los gatos que sobreviven a una infección natural desarrollan inmunidad suficiente para estar protegidos por el resto de su vida. Casos leves pueden ser ignorados y también producir inmunidad. También es posible que los gatitos recién nacidos reciban inmunidad por medio del calostro, la primera leche producida por la madre. Esta inmunidad pasiva es temporal y su efecto varía proporcionalmente al nivel de anticuerpos en el organismo materno. Es poco común que sea efectiva en gatitos mayores de 12 semanas de edad. Las vacunas ofrecen la mejor protección. La mayoría de las vacunas contienen virus vivos los cuales son tratados para eliminar su capacidad de producir la enfermedad. Estas vacunas estimulan la producción de anticuerpos por el organismo del gato para prevenir la infección causada por el virus de la PF. Las vacunas son muy efectivas pero son preventivas y no curativas. Para ser efectivas deben ser administradas previamente antes de que el gato haya sido expuesto al virus. La mayoría de los gatitos reciben la primera vacunación entre las seis y ocho semanas de edad y son revacunados después de las doce semanas. Los programas específicos de vacunación varían dependiendo de algunos factores, como son la incidencia de la enfermedad en la zona, la edad y el estado de salud del gato. El dueño del gato debe consultar a su Médico Veterinario para que lo aconseje del mejor programa de vacunación para su gato.
En línea

selena azul
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 636
Desconectado Desconectado

Mensajes: 2812


La pureza de la raza depende de los ancestros


« Respuesta #8 : Febrero 16, 2010, 20:14:46 »

alopecia felina no inflamatoria---


La alopecia no inflamatoria es una frecuente afección cutánea felina. La integran tanto la alopecia simétrica (uno de los 4 patrones básicos de respuesta cutánea felina) como las alopecias focales o multifocales espontaneas. Puede ser ocasionado por múltiples afecciones y por lo tanto debe ser abordada clínicamente teniendo en cuenta las múltiples causas que le pueden dar origen.

Definimos Alopecia No Inflamatoria como aquella afección dermatológica que cursa con perdida de pelo (autoinducida o espontanea) y mínima o ninguna inflamación cutánea. De esta forma quedan incorporadas enfermedades cutáneas que si bien microscópicamente puede cursar con piel no inflamada, en el estudio histopatológico puede aparecer algún grado de inflamación microscópica.

 

Recordemos para comenzar que las alopecias pueden clasificarse en Focales, Multifocales o Difusas. Las alopecias focales se presentan como una lesión alopécica única localizada en cualquier área corporal. La alopecia post inyección se manifiesta como alopecia focal. Las alopecias multifocales se presentan como múltiples áreas de alopecia focal. De este modo suelen presentarse muchos pacientes afectados de dermatofitosis. Las Alopecias Difusas se presentan de forma diseminada, abarcando en general extensas áreas corporales. Con este patrón suelen presentarte pacientes afectados de Alopecia Psicogénica o de algunos cuadros alérgicos. La Alopecia No Inflamatoria felina puede también ser categorizada como focal, multifocal o difusa, siendo ésta presentación de vital importancia a la hora de emitir la lista de diagnósticos diferenciales. Las Alopecia No Inflamatoria focales o multifocales tienden a ser espontaneas mientras que las Alopecia No Inflamatoria difusas pueden ser espontaneas (alopecia simétrica adquirida idiopática, efluvios, algunas dermatofitosis generalizadas, endocrinopatías, alopecia paraneoplásica, etc) o autoinducidas (enfermedades alérgicas,  dermatitis psicogénica o algunas presentaciones de las ectoparasitosis)

En lo referido al modo en que se puede producir una Alopecia No Inflamatoria, ésta puede ser espontanea o autoinducida. En el primer caso, el pelo se cae prácticamente sin que el paciente se de cuenta. Son ejemplos de este tipo de alopecia muchas dermatofitosis, efluvio telogénico y anagénico, alopecia post inyección, alopecia paraneoplásica, alopecia areata, etc. Las alopecias autoinducidas son las más frecuentemente observadas en la clínica diaria y se producen porque el paciente, a raiz fundamentalmente del lamido (aunque en algunos pacientes también del rascado) se arrancan los pelos de diferentes áreas corporales. En este caso el patrón alopécico es muy frecuentemente de carácter difuso.

 

Aproximación clínica: debe ser ordenada y metódica.

·       Reseña: Algunas de las posibles enfermedades que cursan con Alopecia No Inflamatoria tiene predisposición etaria, racial o sexual. Las enfermedades alérgicas se presentan más frecuentemente en adultos jóvenes mientras que la alopecia paraneoplásica es más frecuente en pacientes seniles. La alopecia psicogénica es más común en gatos siameses adultos y la dermatofitosis se presenta más frecuentemente en gatos persas cachorros. Sin embargo es menester tener presente que los datos de reseña no son excluyentes, sino simples aspectos estadísticos de predisposición.

 

·       Anamnesis: Debe ser completa y amplia. Es quizás la etapa más importante de la aproximación a un paciente felino afectado de Alopecia No Inflamatoria. Deben obtenerse datos referidos a episodios anteriores de alopecia, el contexto en el que se produjeron, las medicaciones que entonces fueron utilizadas, la respuesta que manifestó el paciente a las mismas y el modo en que finalmente se resolvió en cuadro. Son también importantes los datos de estacionalidad o no del cuadro clínico ya que puede indicar una posible afección alérgica actuante. Resulta útil conocer como se inició el cuadro, en que área corporal, como se fue distribuyendo y a que velocidad. Uno de los objetivos iniciales de la anamnesis es lograr determinar si la alopecia que sufre el paciente es espontanea o autoinducida. Para esto, muchas veces es suficiente el dato de un excesivo acicalamiento en las áreas alopécicas, sin embargo muchos propietarios no se percatan que su gato se esta lamiendo mucho, o se esta rascando (quizás porque lo hace a escondidas o los propietarios no son suficientemente atentos). Algunos pacientes con acicalamiento excesivo pueden presentar vómitos de bolas de pelos o materia fecal con pelos (especialmente en gatos de pelaje largo). Si el propietario informa lamido o acicalamiento intenso como causa de la perdida de pelo, deben indagarse aspectos relacionados a la historia del mismo, si siempre se limpia de esa forma o si ahora lo hace más intensamente (para intentar juzgar un incremento actual del acicalamiento), si resulta más intenso en alguna época del año (intenso acicalamiento en verano puede deberse a enfermedades alérgicas). Siendo las pulgas una posible causa de acicalamiento excesivo es importante obtener datos respecto del control de pulgas que se hacen sobre el paciente y sobre otros animales que conviven en el mismo hábitat. En este mismo sentido debe indagarse acerca de posibles hábitos callejeros o vagabundos del paciente y de la posibilidad que existan gatos callejeros merodeando su hábitat (medianeras, techos, etc). Resultan también muy importantes los datos referidos a medicamentos que esta recibiendo el paciente actualmente (o que ha recibido con el objeto de tratar su problema), las dosis utilizadas y las respuestas observadas. Una buena respuesta a la administración de glucocorticoides es sugestiva de enfermedad pruriginosa de base (posiblemente alérgica) mientras que la falta de respuesta no descarta una enfermedad alérgica. Una buena respuesta a terapias pulguicidas es muy sugestiva de pulicosis o DAPP. Si se han realizado test de exclusión alimentaria en el pasado, deben obtenerse datos referidos al alimento con el que fueron realizados, el tiempo durante el que se prolongaron, la respuesta que fue observada en el paciente y el uso conjunto de medicamentos (cuales, a que dosis, con que frecuencia y si fueron utilizados a lo largo de todo el test de exclusión). Debe recabarse información referida a posibles episodios anteriores de diarrea, vómitos (pueden formar parte del cuadro clínico de una alergia alimentaria), estornudos o asma (pueden acompañar a la atopía). Se debe preguntar si el paciente ha sufrido algún otro problema dermatológico, y si así fue como era, con que medicamentos se manejó y como se resolvió, ya que la antigua presentación de algún otro patrón reaccional puede colaborar en el diagnóstico de la actual Alopecia No Inflamatoria. Siendo una posible causa de Alopecia No Inflamatoria las alteraciones comportamentales es importante obtener datos profundos de las modificaciones que puedan haber ocurrido en el ambiente en los periodos previos a la presentación del problema, como mudanzas, adopción de otros animales (perros, gatos o de cualquier índole), nacimientos, fallecimientos, salidas, vacaciones, cambios en la marca de alimento o en los modos de alimentación, etc. En este sentido de pensamiento son importantes también los datos referidos a cambios en las actitudes del paciente, en sus hábitos sanitarios o en la conducta del mismo (agresividad, timidez, etc). Son muy importantes los datos referidos a otros animales afectados o a personas afectadas con lesiones cutáneas, lo cual suele ocurrir en dermatofitosis causadas por Microsporum canis. En este sentido es menester tener presente que los gatos pueden ser portadores asintomáticos de dicho hongo, pudiendo contagiar la micosis a otros gatos, perros o personas aún estando ellos clínicamente sanos. También resulta importante por lo tanto recabar información referida a la presentación de antiguos episodios de Alopecia No Inflamatoria en forma conjunta con otras enfermedades (especialmente enfermedades respiratorias superiores) como indicio de posible dermatofitosis. Si el paciente se presenta con alopecia focal única, debe indagarse respecto de aplicación de vacunas o medicamentos en esa región, durante los 2 a 4 meses anteriores, pensando en la posibilidad de una alopecia post inyección. La alopecia difusa puede ser ocasionada por efluvios anagénicos o telogénicos, por lo que resultan muy importantes datos referidos a accidentes, cirugías, estrés o enfermedades graves que pueda haber sufrido el paciente en los 2 meses previos a que se inició el cuadro clínico. Si el propietario informa la ausencia de lamido o rascado en el paciente, debe tenerse especial cuidado en la interpretación de esta información, la cual deberá ser corroborada en el transcurso del examen clínico y en la realización de metodologías diagnósticas complementarias (específicamente tricografías).

 

·       Examen Dermatológico: Debe ser minucioso, abarcando no solo las áreas alopécicas sino también las áreas cutáneas que aún contienen pelos. Debe prestarse especial atención a la distribución de las alopecias. La Alopecia No Inflamatoria focal ocasionada por dermatofitos puede ubicarse en cualquier parte corporal, pero tiende a presentarse en la cabeza o en los miembros. La alopecia
 post inyección tiende a localizarse en el flanco, lomo o parte dorsal del cuello. Las Alopecia No Inflamatoria multifocales que asientan en la cabeza y los miembros son en la mayoría de los casos ocasionadas por dermatofitos. La Alopecia No Inflamatoria difusa localizada en vientre y parte interna del muslo puede ser ocasionada por enfermedades alérgicas o dermatitis psicogénica. Si se localiza en la región lumbo sacra es muy posiblemente producida por pulgas. Si asienta en la parte posterior de los muslos podría ser producida por alergias, pulgas o espontáneamente en la alopecia simétrica adquirida o idiopática (alopecia endócrina), afectando en este ultimo caso también la región perineal. Es importante evaluar las características de la piel alopécica, ya que la dermatofitosis se presenta con descamación y restos de queratina sobre la piel (especialmente en la periferia de las lesiones), la alopecia post inyección puede presentarse con epidermis atrófica y ausencia total de vanas pilosas en el área afectada, en la alopecia autoinducida (por prurito o psicogénica) permanecen pequeños restos pilosos cortados (muchas veces al ras de la superficie epidérmica) dentro de las áreas alopécicas y en las alopecias espontaneas (alopecia endócrina o simétrica adquirida, efluvio telogénico, alopecia paraneoplásica) las áreas alopécicas pueden no ser totales (quedan algunos pelos intactos dentro del área alopécica) manifestándose en muchos pacientes simplemente como una disminución en la densidad pilosa (pero manteniendo los pelos remanentes su longitud original). Debe prestarse especial atención en buscar parásitos (pulgas o piojos) y sus elementos (materia fecal).

 

·       Métodos Diagnósticos Utilizados:

ü     Tricografía: Consiste en la observación y evaluación de pelos. La muestra debe ser tomada del paciente, con una pinza hemostática. Se selecciona el área a muestrear (preferiblemente pelos de los bordes de una lesión alopécica) y se pinza un pequeño mechón (unas 40 a 60 vainas pilosas) bien al ras de la superficie epidérmica. Se tracciona el mechón el sentido de los pelos (para extraerlos de raiz) y sin desarmar el mechón se lo deposita en un portaobjetos, tal que queden todas las puntas orientadas hacia el mismo lado y todos los bulbos orientados hacia el otro lado. Se colocan unas gotas de vaselina líquida y un cubreobjetos. Se lo observa en el microscopio a menor aumento, con alta intensidad de luz y diafragma cerrado (o parcialmente cerrado). En este estudio pueden evaluarse las puntas y vainas pilosas (o extremos distales e intermedios) y los bulbos. En los extremos proximales debe evaluarse la forma en que finaliza el pelo. Si la mayoría de las vainas finalizan suavemente sin estar cortadas, es altamente probable que el paciente no se este rascando o lamiendo en la zona (Foto 1). Si por el contrario, las vainas finaliza, abruptamente, fracturadas o quebradas tanto en sus partes distales como intermedias, con frecuentes interrupciones en la estructura medular y muchos pelos parcialmente quebrados, es altamente probable que el paciente tenga lamido o prurito (independientemente la información brindada por el propietario). En algunos pacientes pueden observarse esporas dermatofíticas, aunque éstas últimas se evaluarán por otros métodos. En la porción bulbar se evaluará el estadío de los bulbos pilosos (anagénicos o telogénicos) intentando determinar la relación Anagenia/Telogenia (normalmente predominan los telogénico, aunque el valor normal de la relación depende de la época del año y temperatura donde vive el paciente). Sin embargo el observar todos folículos telogénico habla de una telogenización folicular presente en el efluvio telogénico, en la alopecia simétrica adquirida (alopecia endócrina) y en diversas endocrinopatías.

 

ü     Raspados Cutáneos Parasitológicos: Normalmente las ectoparasitosis por ácaros cursan con patrones reaccionales diferentes a la Alopecia No Inflamatoria. Sin embargo, en algunas ocasiones, la demodicosis (enfermedad de rara presentación en los felinos), la cheyletielosis (ectoparasitosis infrecuente causada por Cheyletiella Blakei) y la otocariasis (frecuente parasitosis del conducto auditivo externo) pueden cursar con alopecia autoinducida no inflamatoria (aunque si no se instaura terapia, el patrón reaccional suele cambiar a Prurito Facial o Dermatitis Miliar. Es necesario sin embargo prestar atención a estas presentaciones infrecuentes mediante el estudio parasitológico de raspados cutáneos. Con una hoja de bisturí humectada en vaselina se obtiene por raspado pelos y escamas de las zonas afectadas. Al material se lo deposita en un portaobjetos, se lo homogeniza con otra gota de vaselina y se le aplica un cubreobjetos para su observación microscópica. Los 3 ácaros antes nombrados se identifican fácilmente a menor aumento (10x). Cheyletiella blakei puede evaluarse también obteniendo la muestra con una cinta de acetato y Otodectes cynotis puede evaluarse mediante hisopados óticos u otoscopia.

 

ü     Observación directa de Dermatofitos: La muestra debe ser obtenida de los márgenes de lesiones sospechosas. Se humecta la piel con una gotita de vaselina líquida. Con un bisturí o una hoja de afeitar se raspa muy suavemente con el objeto de obtener una pequeña cantidad de escamas y pelos (si el material es abundante luego no su puede realizar una buena observación microscópica, especialmente a 1000 aumentos). El material recogido se coloca en un portaobjetos, se lo diluye y homogeniza con otra gota de vaselina líquida y se pone un cubreobjetos.  Se observa en el microscopio a menor aumento (10x) con la luz al máximo y el diafragma parcialmente cerrado, en busca de pelos sospechosos de estar esporados. Estos pelos se observan deshilachados, más gruesos que un pelo normal y no se les distingue la corteza de la médula. Pueden distinguirse unas estructuras muy pequeñas refringentes que corresponden a las esporas micóticas .





Si se localizan pelos con estas características se pasa sobre ellos a 1000 aumentos (100x o inmersión) a fin de identificar esporas micóticas, que suelen observarse sobre la superficie pilosa (ectotrix). Mediante esta técnica se pueden identificar hasta un 70 % de pacientes afectados por dermatofitosis (incluso más dependiendo de la habilidad del observador).  La observación positiva es confirmativa de dermatofitosis, debiendo realizarse luego un cultivo para determinar la especie actuante. La observación negativa no descarta la enfermedad.

 

ü     Cultivo micológico: Deben realizarse siempre que se sospeche de una dermatofitosis o que se desee determinar el carácter de portador de un paciente asintomático. La muestra consiste en pelos y escamas de los bordes de las lesiones. En caso de gatos asintomáticos puede muestrearse al paciente pasando un cepillo de dientes nuevo sobre el manto del gato, tal que se adhieran los pelos esporados (que son los más frágiles). Los medios de cultivo mas utilizados son Sabouraud y DTM (Dermatophyte Test Medium). Los dermatofitos brindan colonias algodonosas, induciendo un cambio en la coloración del medio DTM (Dermatophyte Test Medium). La observación microscópica de la colonia permitirá identificar macroconidias, las cuales son indicativas de la especie de dermatofito actuante.

 

ü     Biopsia de piel: Los estudios histopatológicos son útiles en establecer múltiples diagnósticos dermatológicos. La muestra puede tomarse con anestesia local de porciones representativas de la o las lesiones. Permite establecer cambios compatibles con enfermedades alérgicas, observar dermatofitos (utilizando tinciones especiales como el PAS), hallar cambios compatibles con alopecia post inyección y emitir el diagnóstico definitivo de algunas raras enfermedades que cursan con Alopecia No Inflamatoria en felinos (alopecia areata, pseudopelade, foliculitis linfocítica mural, adenitis sebácea, etc).

 

ü     Diagnóstic Trials (Pruebas Clínicas): Consisten en implementar metodologías que son a la vez diagnósticas y terapéuticas para una determinada afección, cuando es imposible o impracticable realizar los métodos diagnósticos específicos. Es importante cuando se realizan este tipo de estudios poder modificar solo la alteración a evaluar, para luego justificar la mejora del paciente solo a esa modificación. Los más usados en dermatología felina, especialmente en el protocolo diagnóstico de la Alopecia No Inflamatoria son:

o          Test de exclusión alimentaria: Se realiza con el objeto de diagnosticar la presencia de alergia alimentaria. El fundamento es sencillo, el paciente debe ser alimentado de forma exclusiva con una dieta que no le produzca alergia, durante al menos 2 meses (seria conveniente que se prolongara por 3 meses). El marcador del ensayo es el lamido, el rascado o el recrecimiento piloso en el caso de Alopecia No Inflamatoria, por lo que el paciente debe estar libre de otras causas externas de prurito (principalmente ectoparásitos) que induzcan lamido o rascado. Si el prurito del paciente desaparece o mejora solo con la administración de la dieta, luego vuelve rapidamente a presentarse (7 a 10 días) cuando se administra la dieta antigua, y luego vuelve a desaparecer nuevamente al volver a administrar la dieta hipoalergénica, con mucha certeza el clínico puede decir que el paciente tiene Alergia Alimentaria. La dieta para realizar este ensayo puede ser básicamente a base de proteína novel (o nueva) o proteína hidrolizada. Las dietas a base de proteína novel se basan en el hecho que el paciente nunca las ha ingerido anteriormente, y por lo tanto
 no pueden producir reacciones alérgicas. Es conveniente administrarlas en dietas caseras, eligiendo la fuente proteica en base a una profunda anamnesis. Algunas opciones son la carne de cerdo, ciervo, cordero o cualquier otra fuente que nunca haya sido ingerida. En algunas zonas pueden administrarse proteínas de animales regionales (alpaca, caballo, avestruz, etc). En los gatos no es necesario administrar también una fuente hidrocarbonada en la dieta; esto facilita la ingesta del alimento (los gatos son carnívoros y muchas veces no gustan de las papas o las batatas). Las dietas a base de proteína hidrolizada poseen fragmentos proteicos de bajo peso molecular (entre 6000 y 12000 daltons) los cuales son incapaces de producir reacciones alérgicas. Si bien existe la posibilidad que el paciente manifieste hipersensibilidad a algún componente extra del alimento comercial (conservantes, saborizantes, etc) esto es extremadamente infrecuente, siendo por lo tanto dietas aptas para ser utilizadas en este tipo de ensayos.

 

o          Test de control de pulgas: Tiene por objeto diagnosticar una posible pulicosis (o incluso DAPP) cuando no se pueden observar los parásito adultos o su materia fecal sobre la piel. Consiste en implementar un completo control de pulgas sobre el paciente, sobre otros animales que estén en contacto y sobre el ambiente. En el paciente afectado y sobre todos los otros animales en contacto es recomendable utilizar fipronil, imidacloprid o selamectina en pipetas, con una frecuencia mayor a la sugerida por el fabricante (cada 2 o cada 3 semanas).  En el ambiente deben aplicarse productos a base de piretroides y es muy recomendable que también contengan metoprene o algún otro inhibidor del desarrollo de insectos. Pueden utilizarse corticoides (prednisolona oral 1 mg/kg cada 24 hs) durante los 4 o 5 días iniciales. El recrecimiento piloso en las áreas alopécicas es un dato confiable de la presencia de pulgas.

 

o          Test de prednisolona: Se lo puede utilizar para ayudar a responder la pregunta ¿Se lame porque le pica o se lame aunque no le pique?. Es decir, tiene una dermatopatía alérgica o es un problema psicogénico. Consiste en administrar prednisolona a 1 mg/kg cada 24 hs inicialmente y luego disminuir la dosis hasta administrarla a días alternos para suspenderla sobre las 3 a 4 semanas. Siendo el marcador la intensidad de lamido o el rascado, el paciente debe estar libre de cualquier ectoparásito, por lo que antes de realizar esta prueba el paciente debe haber sido testeado por parásitos. Si la signología desaparece durante el ensayo (deja de lamerse y/o comienza a crecer el pelo) y reaparece al suspender el medicamento, es indicativo que al paciente le pica y posiblemente padezca una enfermedad alérgica, si bien algunos pacientes con dermatitis psicogénicas podrías cambiar su comportamiento ante la administración de corticoides (aunque esto resultaría poco frecuente).

 

Posibles causas de Alopecia No Inflamatoria

 

a)      Autoinducidas

ü           Atopía: Es una reacción alérgica hacia alergenos ambientales (aeroalergenos). Si bien generalmente cursa con algún componente del complejo granuloma eosinofílico, dermatitis miliar o con prurito facial, en ocasiones se presenta como Alopecia No Inflamatoria, localizada especialmente en vientre, flancos y cara interna de los muslos. Se desconoce su fisiopatología exacta. Se afectan fundamentalmente adultos jóvenes y puede tener un curso estacional o anual, según el alergeno causante de la enfermedad este constantemente en contacto con el paciente (situación frecuente en los alergenos de interior) o lo esté de forma esporádica (situación frecuente cuando se involucran alergenos de exterior). El gato puede simultáneamente tener estornudos o sufrir de asma o bronquitis alérgica. La enfermedad tiene una rápida respuesta a glucocorticoides, pudiendo responder también a diversos tipos de esteroides (especialmente progestágenos). El diagnóstico es por exclusión de otras causas de prurito, ya que en el gato no se ha desarrollado a la fecha, como en el perro, una metodología diagnóstica basada en signos clínicos clásicos o típicos. Los test intradérmicos son muy difíciles de llevar a cavo (el gato muestra muy poca reacción ante los alergenos positivos tal que pueda permitir identificarlos).

 

ü           Alergia Alimentaria: Dermatopatía pruriginosa que, si bien suele presentarse con el patrón de prurito facial, dermatitis miliar o algún componente del complejo granuloma eosinofílico, algunos felinos la manifiestan solo con Alopecia No Inflamatoria. Los alergenos involucrados están en los alimentos (o se forman en el proceso de digestión de los mismos) y el ingreso del alergeno al organismo esta favorecido por enfermedades intestinales o endoparásitos. Las fuentes proteicas más comunes son los lácteos y el pescado.



El paciente presenta signología no estacional que puede estar asociada a vómitos o diarrea. El diagnóstico se basa en la exclusión de ectoparásitos y la adecuada respuesta a un test de exclusión alimentaria.

 

ü           Pulicosis – DAPP: Consiste en una afección causada por el efecto mecánico e irritativo de las pulgas (pulicosis) y en algunos pacientes alérgicos la exacerbación de signología (aún con mínimas cantidades de parásitos) a raiz de una reacción alérgica hacia alergenos presentes en al saliva de la pulga. Normalmente suele presentarse con dermatitis miliar o con prurito facial, sin embargo algunos pacientes pueden mostrar Alopecia No Inflamatoria autoinducida (antes conocida como forma alopécica de la DAPP). La ausencia de parásitos sobre la piel del paciente no descarta la enfermedad, ya que el intenso lamido y acicalamiento que suele presentar el paciente elimina la mayoría de las pulgas y sus deyecciones. El diagnóstico se basa en observar el parásito o sus elementos sobre el animal y en la adecuada respuesta al test de control de pulgas y la terapia en un adecuado manejo de las pulgas a largo plazo.

 

ü           Dermatitis Psicogénica: Puede tratarse de una alteración comportamental pura o puede haber sido iniciada o estar asociada a algún problema alérgico. Es muy amplia la gama de posibles trastornos psicogénicos que pueden cursar con Alopecia No Inflamatoria, especialmente trastornos obsesivo-compulsivos y comportamientos autodirigidos, muchas veces relacionados con ansiedad de muy diversos orígenes.

 

La etología ha tenido un impresionante desarrollo en los últimos años y este tipo de problemas requieren de la participación de un profesional veterinario entrenado en esta ciencia. Los gatos siameses se ven más afectados que otras razas. La alopecia normalmente es difusa, afectado por lo común el abdomen ventro-caudal, la cara interna de los muslos y en ocasiones el flanco y hasta el dorso del paciente. La signología es no estacional y en ocasiones se puede identificar el evento desencadenante en el ambiente del paciente (mudanza, otra mascota, un nacimiento, cambios de hábitos en los propietarios, etc). Una de las grandes preguntas a responder en un paciente con signos clínicos e historia compatible con dermatitis psicogénica es si se lame porque le pica (en cuyo caso podría estar afectado de una enfermedad alérgica) o si se lame aunque no le pique (en cuyo caso el diagnóstico se orientaría hacia un problema psicogénico). Mas complicado aun se torna diagnosticar un paciente que sufre de ambas afecciones. La dermatitis psicogénica se diagnostica inicialmente por descarte de otras enfermedades pruriginosas, realizando un test de exclusión alimentaria y un test de control de pulgas. Si el lamido y la alopecia continua se esta ante la posibilidad de atopía o dermatitis psicogénica. Puede llevarse a cavo un test de respuesta a la prednisolona, ya que la falta de respuesta da un indicio muy fuerte hacia dermatitis psicogénica (siempre y cuando se hayan realizado con anterioridad los otros 2 testes). La biopsia de piel puede ser de ayuda en establecer el diagnóstico, aunque algunos pacientes con dermatitis psicogénica pueden tener cambios histopatológicos similares a los presentes en atopía. El diagnostico definitivo se basa en la recolección de evidencia parcial que abale un problema psicogénico y descarte una atopía. Es importante también descartar la posible presencia de hipertiroidismo y problemas neurológicos. Una vez diagnosticado el problema conductual, este debe ser investigado y tipificado, ya que en ese sentido irá orientada la terapia, pudiendo utilizarse antidepresivos o tranquilizantes y realizando siempre un manejo del entorno del paciente tal que desarticule o alivie su trastorno original.

 

b)       Espontaneas

ü         Dermatofitosis: Enfermedad micótica superficial causada por hongos de los géneros Microsporum (principalmente Microsporum canis) y Trichophyton (Trichophyton mentagrophytes). El gato resulta portador asintomático y reservorio natural de Microsporum canis (se considera que entre un 30% y un 40% de los gatos poseen Microsporum canis sobre su piel sin manifestar signo clínico alguno). La dermatofitosis resulta una zoonosis muy contagiosa, siendo frecuente la afección conjunta del paciente y uno o muchos miembros de la familia (cerca del 70 % de las dermatofitosis clínicas que se presentan a la consulta ya han contagiado a algún miembro de la familia). El patrón reaccional más común es la Alopecia No Inflamatoria focal o multifocal, concentradas más frecuentemente
 en miembros y cara (Foto 6). La alopecia difusa puede presentarse en casos de dermatofitosis generalizada. En ocasiones la dermatofitosis puede presentarse como Dermatitis Miliar. Los gatos portadores pueden presentar signos clínicos de diversa intensidad al sufrir de otras enfermedades como retrovirosis, enfermedades respiratorias, hepáticas, renales, intestinales, etc.



El diagnostico se basa en la observación directa, el cultivo micológico (que debe ser siempre realizado para identificar la especie micótica actuante) y en algunos casos el estudio histopatológico. Para la terapia, debe considerarse siempre a la dermatofitosis como una enfermedad generalizada (independientemente de que el paciente presente alopecia focal o multifocal) presentando la terapia 3 ejes fundamentales: tópico, sistémico y ambiental. En la terapia tópica se utilizan productos a base de clorhexidina, ketoconazol, miconazol o cal sulfurada, generalmente en shampoos o en lociones (en ocasiones resulta muy complicado bañar a los gatos), siendo necesario mojar a todo el paciente. En la terapia sistémica la droga de primera elección es la griseofulvina, pudiendo también utilizarse itraconazol, terbinafina o en ultima instancia ketoconazol. La limpieza ambiental es el tercer y fundamental paso en el control de la dermatofitosis. Debe realizarse una profunda limpieza de todos los lugares donde el o los gatos estuvieron. Como productos desinfectantes pueden utilizarse lavandina diluida, formol o enilconazol. Es recomendable rasurar el pelo de los pacientes afectados (algunos dermatólogos dicen que si no se rasura el pelo de un paciente afectado de dermatofitosis no es posible asegurar la cura de la enfermedad). Existe una vacuna que logra la cura clínica en la mayoría de los pacientes, aunque los gatos permanecen como portadores asintomáticos.

 

ü           Alopecia post inyección: Es una afección de presentación ocasional, producida por la aplicación subcutánea de diversos medicamentos y vacunas. Puede presentarse en pacientes de cualquier raza y edad. El medicamento aplicado puede producir inicialmente una reacción inflamatoria en el subcutáneo, que luego se traduce en afección (muchas veces permanente) de los folículos pilosos y la posterior alopecia, que puede presentarse clínicamente varias semanas luego de la aplicación. LA alopecia es te tipo focal y total (no suele haber ningún resto piloso en el área alopécica), pudiendo estar la piel atrófica y adelgazada (especialmente si fue por administración de glucocorticoides de depósito). No hay terapia médica demostrada como efectiva y la extirpación del área alopécica resuelve definitivamente el problema.

 

ü           Efluvio Telogénico: Consiste en una sincronización de muchos folículos pilosos en la fase telogénica del ciclo folicular, a raiz de alguna afección sistémica como cirugía, accidentes, estrés, parto, etc. Los folículos telogénicos permanecerán anclados en la piel hasta que un nuevo pelo anagénico se desarrolle y lo desplace hacia la superficie, induciendo su caída. Esto ocurre entre 1 a 2 meses luego del estímulo inductor. En este momento el paciente comienza a presentar áreas alopécicas generalizadas, de mayor o menor intensidad. El diagnóstico se basa en la historia clínica y en la realización de una tricografía. Las biopsias de piel son normales, ya que al momento de presentarse la alopecia, hay una gran cantidad de folículos anagénicos en la dermis.  La alopecia resuelve espontáneamente al cavo de uno o dos meses.

 

ü           Alopecia Areata (Pelade): Consiste en una rara reacción autoinmune hacia el bulbo piloso. Cursa con alopecia focal de aparición espontanea en cualquier área corporal (más en dorso y cara). La alopecia puede persistir o desaparecer espontáneamente. No hay terapia efectiva. El diagnostico es histopatológico, siendo el hallazgo típico el acumulo de linfocitos en los bulbos pilosos. Al progresar la lesión puede haber ausencia de bulbos pilosos, teniendo la biopsia una apariencia similar a las endocrinopatías. Por este motivo las muestras debieran ser múltiples, para poder hallar los cambios histopatológicos diagnósticos. La tricografía puede aportar datos parciales ya que los bulbos pilosos terminan de forma abrupta.

 

ü           Pseudopelade: Consiste en una rara reacción autoinmune orientada hacia la región del istmo folicular. Clínicamente se presenta como una alopecia difusa localizada principalmente en cabeza, cuello y dorso-lomo, pudiendo extenderse a las extremidades y vientre. La confirmación diagnóstica es histopatológica. No hay terapia efectiva. La ciclosporina podría ser beneficiosa.

 

ü           Alopecia paraneoplásica: Es una rara afección asociada fundamentalmente a algunos carcinomas pancreáticos o carcinomas de conductos biliares. Se presenta en gatos de edad avanzada, que suelen también presentar letargia, perdida de peso, vómitos y/o diarrea. La alopecia es difusa y suele abarcar el abdomen, miembros, el área periocular y los pabellones auriculares. El pelo se cae fácilmente y la piel esta lisa y brillante. No se conoce la patogenia de esta alteración. El tumor abdominal no siempre es detectable en los estudios radiográficos o ecográficos. El diagnostico se confirma mediante la biopsia de piel (atrofia epidérmica y miniaturización de folículos pilosos, telogenización folicular). El pronóstico es grave, aunque hay reportes recrecimiento piloso luego de la extirpación del tumor.

 

ü           Foliculitis Linfocítica Mural: Se define como una reacción inflamatoria dirigida al epitelio folicular. Esta reacción puede ser debida a múltiples causas (alergias, dermatofitosis, demodicosis, adenitis sebácea, pseudopelade, micosis fungoide, reacciones adversas a drogas, etc). Sin embargo hacemos referencia a la Foliculitis Linfocítica Mural Idiopática, alteración en donde no se halla ninguna causa inductora de la foliculitis. Esta alteración se presenta clínicamente como alopecia focal o difusa, de prurito variable, distribuida en múltiples áreas corporales, especialmente dorso-lomo. El diagnóstico de las foliculitis murales no idiopáticas se realiza de diferentes maneras según el tipo de enfermedad inductora. El diagnóstico de la foliculitis linfocítica mural idiopática es histopatológico y por descarte de todas las causas inductoras de las formas no idiopáticas. La terapia es a base de glucocorticoides o retinoides, aunque la eficacia de estos medicamentos es errática.

 

ü           Adenitis Sebácea: Es una reacción autoinmune contra las glándulas sebáceas. Resulta de rara aparición en felinos. Cursa con Alopecia No Inflamatoria difusa, distribuida fundamentalmente en cabeza, dorsal del cuello y dorso-lomo. Puede haber grados variables de costras o seborrea. Las vainas pilosas pueden estar rotas y en muchas se observan restos de queratina rodeándolas en su emergencia cutánea (cilindros foliculares o  follicular cast). El diagnóstico es histopatológico, observándose un infiltrado inflamatorio mononuclear en reemplazo de las glándulas sebáceas o ausencia total de glándulas sebáceas en estados avanzados. No hay terapias efectivas, debiendo manejarse el caso de forma sintomática a base de humectantes y shampoos antiseborreicos. Los retinoides, los glucocorticoides y la ciclosporina pueden ser beneficiosos en algunos casos.

 

ü           Alopecia Simétrica Adquirida Idiopática (Alopecia Endócrina Felina): Se trata de una afección de dudosa existencia. Muchos autores creen que en realidad la antiguamente llamada “alopecia endócrina felina” constituye la manifestación cutánea de alguna de las afecciones antes mencionadas, y el calificativo de idiopático en la actual nomenclatura hace referencia a la imposibilidad de emitir un diagnostico definitivo de la afección causante de la alopecia. En todo caso hacen falta más estudios al respecto para determinar si en realidad puede considerarse como una entidad clínica independiente. La alopecia se presentaría más frecuentemente en machos castrados y en hembras, como alopecia difusa en región perineal, parte posterior de los miembros y abdomen caudal. Se ha hipotetizado al hipogonadismo como causa de la alopecia (por su mayor frecuencia en animales castrados y la respuesta a productos hormonales). Sería de carácter espontaneo, por lo que deben excluirse con mucha certeza la posibilidad de alopecia autoinducida antes de emitir un diagnostico de alopecia simétrica adquirida idiopática (muchos gatos afectados de alopecia psicogénica o de enfermedades alérgicas son mal diagnosticados como afectados de alopecia simétrica adquirida idiopática ante la imposibilidad de determinar al lamido del paciente como causa de la alopecia). La tricografía o incluso el uso de collares isabelinos (como medida extrema para determinar el posible carácter autoinducido de la alopecia) pueden ser implementados. Múltiples terapias se han reportado con resultados dispares. Sin embargo muchos pacientes muestran mejorías a partir de la administración de diversas hormonas (especialmente progestágenos o combinaciones de estrógenos y testosterona). Posiblemente la buena respuesta a estos productos hormonales se deba al efecto antiinflamatorio de los mismos (en cuyo caso se estaría frente a alguna enfermedad alérgica). Es recomendación del autor ante un diagnostico presuntivo de alopecia simétrica adquirida idiopática, rechequear por segunda vez el paciente en busca de alguna otra causa que justifique la alopecia.

 
 />

 

 



 








En línea

barki
¡Adict@ al foro!
***

Mi Karma: 153
Desconectado Desconectado

Mensajes: 3372



« Respuesta #9 : Febrero 16, 2010, 21:25:24 »

Gracias Selena,se echaban de menos estos articulos de salud tan buenisimos que nos sueles poner  *kissess
En línea

Páginas: [1] 2 3 4 5 6   Ir Arriba
  Imprimir  
 

Impulsado por MySQL Impulsado por PHP Powered by SMF 1.1.18 | SMF © 2006-2009, Simple Machines XHTML 1.0 válido! CSS válido!